Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

La belleza de la imperfección y la mezcla de imágenes, retrata nueva exposición

Por La Prensa Austral Viernes 22 de Julio del 2016

Compartir esta noticia
76
Visitas

La muestra consistente en 20 piezas de grabados digitales y obras pictóricas creadas por Andrea Araneda, se mantendrá en el recinto hasta el viernes 12 de agosto.

“Desde el 96 hasta hoy”, es la exposición que se inauguró ayer en la Casa Azul del Arte (Avenida Colón Nº1027) de la artista regional Andrea Araneda. La muestra consiste en 30 piezas que combina grabados digitales y obras pictóricas, realizadas desde 1996 hasta hoy. La entrada al recinto es gratuita y abierta a todo el público, los horarios de atención son de lunes a jueves, de 8,30 a 13 horas y de 14 a 18,30 horas, mientras que los vienes cierra a las 18 horas. La muestra, se mantendrá en el lugar hasta el viernes 12 de agosto.

Según dice la creadora su obra está llena de imperfecciones y errores, “busco que mi imperfección se profesionalice y que el espectador se dé cuenta que no se trata de hacer algo perfecto, sino de hacerlo con honestidad y asumiendo quien uno realmente es. Como dice Platón ‘sólo en el mundo de las ideas existe la perfección’”.

Sobre los grabados digitales la artista complementa que “es un tema más basado en la entremezcla de la cosas, entonces eso al unirse sincrónicamente genera un nuevo significado, me dedico a reinterpretar mucho, todo tiene una influencia filosófica y sicológica”.

Araneda explica que desde niña siempre le gustó pintar, y eso se vio reflejado cuando era mayor, es por ello que en 1990 se dirigió a Santiago para estudiar Arte en la Universidad de Chile, terminando sus estudios en 1995. Sin embargo no fue hasta el año siguiente que hace su primer trabajo pictórico profesional, inspirado en los indígenas selknam, para lo cual dedicó un año de investigación en el Instituto de la Patagonia, esto le sirvió en su tesis, teniendo como tema central el rescate de la imperfección.

En 2001 se radicó en Italia para estudiar Restauración, sin embargo terminó optando por una Escuela de Artes Graficas, en donde aprendió hacer grabados digitales, e ilustraciones para diferentes tipos de portadas. Araneda retornó a Punta Arenas en 2005, pero recién volvió a pintar de lleno en 2007, mediante su proyecto de retratos que reflejan diferentes personas de la zona austral, el cual continúa en la actualidad.