Necrológicas
  • Benedicto del Carmen Alvarado Vidal
  • José Adán Bahamonde Bahamonde
  • María Vera Ojeda
  • Francisco Lorenzo Astorga Astorga
  • José Ortega Sepúlveda
  • Grismilda Gutiérrez Vera
  • Carmen Chuecas vda. de Pradenas
  • Luis Alberto Latorre Vera
  • Enrique Provoste Subiabre

“Los cantautores somos reporteros de la vida y tenemos la obligación de darla a conocer”

Por Nelson Encina Martes 16 de Agosto del 2016

Compartir esta noticia
338
Visitas

El viernes en el anfiteatro del Centro Cultural de Punta Arenas se realizó el pre Festival Folclórico en la Patagonia, esperada instancia en la que fueron seleccionadas las tres canciones que representarán a Magallanes en la versión Nº 36 del consagrado certamen: “Canción y motivo” de Cristián Barrientos Cárdenas, interpretada por Amalgama; “Del verbo brindar” de  Juan Miranda Vargas, representada por el grupo Yamán; y “Si no te conozco Patagonia” de Arturo Rodríguez Soto. El jurado de sala que seleccionó los temas estuvo compuesto por Karina Contreras, Aracely Andrade, William Sutherland, Hernán Kuscic y Ricardo Jara. En tanto, en el jurado para los temas nacionales y de Argentina estuvieron Rosario Chavol, Teresa Aravena, Mario Grandi e Italo Manzo.
En tal contexto, la previa a las presentaciones no podía sino tener un invitado de lujo. Y así fue, porque desde Angol, provincia de Malleco, Región de La Araucanía, llegó el poeta y cantautor Daniel Salinas Muñoz, quien junto a sus cinco músicos (Henry Vallejos, Cristián Caro, Gabriel Osorio, Franco Quintana y José Nova), cautivaron a los asistentes, demostrando su calidad y trayectoria.
En sus cuarenta años de trayectoria, Salinas vivió 15 años fuera de Chile, particularmente en Francia donde grabó seis de sus discos. Luego fortaleció su quehacer especialmente en el ámbito de la música popular de origen latinoamericano y en 1988 se instaló en Angol, desarrollando a partir de ahí una carrera permanente de trabajo artístico, con visitas a distintos lugares de Chile.
A la fecha, ya ha sido premiado tres veces en el Festival del Brote de Angol, con canciones originales -las cuales están incluidas en el noveno álbum-, como también ha consolidado su arte con presentaciones en Argentina y en Uruguay, además de otras en países como Francia España e Inglaterra, las que le han valido reconocimiento internacional.
Por ello, la invitación al pre festival no fue al azar y tras ello, aún a contrarreloj, el también director del Area de Cultura de la Municipalidad de Angol, se dio un tiempo para compartir algunas sensaciones con La Prensa Austral.
– Antes que todo, luego de su presentación en la ciudad, ¿con qué sensación queda?
“La verdad es que tuvimos una buena recepción del público, quedamos bastante cansados, pero salió todo bien. Las autoridades han manifestado gran admiración por nuestro trabajo y hay un compromiso verbal de traernos de nuevo para hacer alguna presentación más maciza”.
– En sus 40 años como músico, ¿qué temáticas ha plasmado en sus composiciones?
“Siempre me he preocupado de vincular mi creación con el ser humano en todas sus dimensiones y con la naturaleza, que siento es un elemento de la vida que está siendo agredida de manera muy fuerte en estos últimos años, al punto de poner en peligro la existencia misma del planeta”.
“Los cantautores somos reporteros de la vida y tenemos la obligación de darla a conocer. Todo lo que vemos y sentimos es lo que expresamos, de hecho hace unos años vine a la Patagonia con algo de información acerca de las razas perdidas y es algo que me ha impactado brutalmente. En función de eso, compuse una canción que se llama ‘Hermanita del Sur’ y que ha sido popularizada acá. Incluso la tocamos el viernes -en el pre festival- y fue muy bien recibida por el público, puesto que hubo una coincidencia feliz, dentro de todo lo dramático que fue aquello, con la ornamentación que existe al ingreso del Centro Cultural de Punta Arenas. Mi canción estaba ahí, decía lo mismo, pero en música, texto y poesía”.
– Usted también tiene a su haber la reciente edición de un libro.
“Sí, fue editado el año pasado, se llama ‘Los sueños de José’, contiene relatos y cuentos donde hay aspectos muy interesantes de la vida que me ha tocado protagonizar, ya que de alguna manera todos los libros son autobiográficos. También hay algo de ficción, es bien interesante y ha tenido buena crítica. Es una empresa literaria honesta, que no especula, que da cuenta de lo que mi corazón dicta y es lo que he estado haciendo en 40 años”.
– ¿Estas concepciones, tienen buena llegada en las nuevas generaciones?
“Bueno, con unos compañeros músicos hicimos una cantata que se llama ‘Allende los Tiempos’ y la estrenamos hace poco en la comuna de La Pintana, en Santiago. Y me llamó mucho la atención la reacción de un público mayoritariamente juvenil, donde había un grupo importante proveniente de un liceo nocturno. Pensamos que una cantata, que es una obra con sonidos fuera de lo común, con un texto poético vinculado a la figura de un hombre tan importante como lo fue el ex Presidente Salvador Allende en el pasado, no podía pasar inadvertida. Para bien o para mal según la mirada que se quiera obtener, no se puede obviar en la historia de Chile la presencia de una personalidad tan fuerte y ver la positiva reacción de los jóvenes, de quienes se dice que no están ni ahí, fue algo impactante, estuvieron prendidos”.
– A nivel instrumental, ¿siguen la línea tradicional?
“Hemos mantenido la instrumentación tradicional de la música latinoamericana, tenemos incorporado el saxofón, el acordeón y la flauta traversa. Esencialmente, nuestro trabajo ha estado primordialmente basado en la guitarra, nuestra principal compañera y eso lo seguimos manteniendo. Además, hay charango, contrabajo y vientos andinos. Donde hemos experimentado es en el tema de la armonía, como también en los arreglos melódicos, lo que ha sido posible porque varios de los músicos son profesionales y eso ha permitido que nuestro trabajo se desarrolle más”.
– Dado el éxito, ¿vendrían el próximo año entonces a Punta Arenas?
“Sí, la idea es hacer un concierto, por lo que estamos dispuestos. Siempre he sostenido que hay una identidad en esta región, al igual que en La Araucanía. No somos regiones centralizantes o imitadoras de Santiago, no pasa por ahí, tenemos personalidades propias y existe la necesidad de intercambiar arte y espacios para los artistas. Allá tenemos el festival Brotes de Chile, que va por su versión Nº 34 y queremos que cada edición del mismo esté representada también por la Patagonia”.
– ¿Qué mensaje deja a nuestra región antes de su retorno a la ciudad de Angol?
“Quiero transmitirles que somos amigos y hermanos, no sólo porque compartimos nacionalidad, sino también el amor que sentimos por el arte, por la música y la forma de expresión que significa el canto comprometido con la realidad. Tenemos que reforzar nuestras potencialidades y seguir avanzando, porque la música es un vínculo que une a los pueblos y mientras nosotros no cesemos en ese empeño, la canción va a cumplir su labor y no será en vano. El canto sigue firme”.