Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Nuevas generaciones conocerán la obra de Quilapayún en un documental

Por La Prensa Austral Jueves 5 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
123
Visitas

Tras un destacado recorrido por festivales nacionales e internacionales, el programa Miradoc estrenará en todo Chile “Quilapayún, más allá de la canción”, que gira en torno a uno de los grupos más emblemáticos de la música popular chilena.

Dirigido por Jorge Leiva y producido por Paula Talloni, llegará a salas este 5 de mayo, como parte del programa que difunde la producción local de documentales en todo el territorio.

La película se ambienta en el Chile de los ‘60, cuando las canciones de Quilapayún fueron la banda sonora de la revolución. Puño en alto miles cantaron con ellos. Pero el mundo cambió y ellos también. Sueños caídos, muertes y desilusiones no fueron suficientes para abandonar el canto. Son 11 músicos que viven en Chile y Francia, y hoy creen que la revolución no ha terminado.

El documental ha recorrido festivales como Sanfic 11, Fedochi, See You Sound (Italia), Muestra Cine latino, 28èmes Rencontres de Toulouse (Francia) y el Festival Cinematográfico Internacional de Uruguay. Recibió el premio a Mejor Documental Nacional en Inedit 2015 y en el Festival Internacional de Cine de Iquique Ficiqq 2016.

Quilapayún se formó en Santiago en 1965. Es uno de los grupos medulares de la Nueva Canción Chilena y muchas de sus canciones constituyen himnos de su tiempo. Políticos, solemnes y con un cuidado trabajo vocal, Quilapayún fue dirigido en sus primeros años por Víctor Jara y cuentan con obras fundamentales, como la emblemática “Cantata Santa María de Iquique”, de Luis Advis. Entre 1973 y 1988 vivieron su exilio en Francia y el año pasado celebraron 50 años de vida.

“Quilapayún, más allá de la canción” no es una biografía ni un documental musical convencional, es una historia de vida, el retrato de una época, que incorpora material inédito cargado de emoción, sobre una época convulsionada.

“Su historia está teñida
por el sueño de un
mundo mejor”

Para su director Jorge Leiva (“Actores secundarios”) Quilapayún “es pieza fundamental de la música popular chilena; fue clave en un momento de la historia y sus canciones se anclaron no sólo en el público de Chile sino del mundo. Su historia está teñida por el sueño de un mundo mejor”.

Sobre la realización del documental cuenta: “buscábamos ir más allá del devenir, por eso el documental no se centra en los discos o giras del grupo. Es que la historia de Quilapayún es la de una generación de hombres y mujeres de todo el mundo, que alguna vez soñaron con una sociedad más justa, que vivieron una tragedia y vieron sus sueños derrumbarse. Cómo se reconstruyeron y siguieron adelante es lo que subyace en esta historia”.

“En el rodaje contamos con el apoyo del grupo”, cuenta Leiva, “que generosamente nos permitió ingresar en sus vidas como colectivo y como seres humanos. Los acompañamos en los ensayos y las giras, pero también fuimos a sus casas, a sus trabajos. Nos hablaron del grupo, pero también de sus tragedias y aprendizajes”.

Elemento clave en el documental es el material que los propios músicos aportaron: “Quilapayún tiene un poderoso archivo de su historia”, asegura el cineasta.

“La prensa y los afiches están en el Archivo del Instituto de Música de la Universidad Católica, con quienes establecieron un convenio. Su archivo audiovisual-tarea encabezada por el realizador Juan Pablo Carvajal- es muy completo. Todo eso fue un insumo para este documental, enriquecido con materiales fundamentalmente de la película “Quilapayún, peregrinos de la música”, realizada en los años ‘70 por Patricio Paniagua en París. Lo que llama la atención es el poco material que hay en Chile previo a 1973. Prácticamente no hay imágenes en los canales de televisión, lo que demuestra cómo se intentó borrar aquella parte de la historia de Chile. Afortunadamente hay registros de realizadores independientes, como Hugo Arévalo y Patricio Guzmán”.

Leiva define a la obra como “una historia de vida”. “Se hace preguntas sobre los sueños, las tragedias y el sentido de la existencia. Todo en medio de un viaje musical. Las canciones de Quilapayún son el eje que articula esta historia”.