Necrológicas

Pese al escaso apoyo local, regresa la Feria del Libro Usado y de Ocasión

Por La Prensa Austral Domingo 12 de Julio del 2015

Compartir esta noticia
837
Visitas

Es una de las actividades más tradicionales del invierno en Punta Arenas, pero no tiene su espacio en la Invernada. Es esperada por mucha gente año a año, y ni así, la Asociación de Libreros Independientes, ha logrado un apoyo financiero, tanto de parte de la municipalidad como del gobierno regional.

La Feria del Libro Usado y de Ocasión, que en sus 15 ediciones ha pasado desde el Colegio Cruz del Sur hasta establecerse en el Liceo San José, vuelve a Punta Arenas, y será inaugurada mañana lunes y se extenderá hasta el 26 de julio, de 10 a 20,30 horas. Con el lema “Punta Arenas lee, la aventura de leer”, como es habitual, la feria presentará textos de arte, antiguos, cómic, novelas, infantiles, libros raros de colección, descatalogados, históricos, entre muchos otros.

Sin embargo, el número de exponentes se ha reducido drásticamente en los últimos años. En 2014 llegaron 10 y ahora sólo serán 6 los libreros que dirán presente en esta versión: José Blanco, Cecilia López, Yunilde Fariña, Sergio Barrera, Rodrigo Viera y Sergio Piña.

Piña precisamente, es el representante de estos libreros, provenientes de la Plaza Almagro y las Torres de Tajamar, en la Región Metropolitana. Recalca que su afán no es competir con la Feria del Libro Dinko Pavlov, que se inaugura igual mañana lunes, sino que ser un complemento, un aporte más. Pero que pese a estas intenciones, desde el municipio no obtuvieron el apoyo que esperaban, por lo que prácticamente debieron autogestionar su visita. “Desde hace dos años hemos hecho gestiones y que a la luz de los hechos, han sido infructuosas, porque nuestra idea era ser incluidos en las actividades de la Feria del Libro, pero no nos han dado la importancia ni estamos dentro de las prioridades. No aparecemos ni siquiera en la programación de la Invernada”, criticó Piña.

El representante de los libreros independientes insiste en que en Punta Arenas, mucha gente los espera. Cada año se establecen contactos para pedidos de libros. “Es una tradición, tengo un cliente de Natales, por ejemplo, que sé que va a aparecer; es un espacio que nos hemos ganado, no es una feria cualquiera. Además, vengo llegando de Iquique y aquí la gente lee más que en cualquier otra parte, por eso es un gusto venir. Hay una cultura de la lectura, que afortunadamente, no se ha perdido, y por eso es reconfortante traer material para la gente, y por eso, creemos ser merecedores de un apoyo más comprometido”, agregó.

Cada uno de los libreros invierte cerca de un millón de pesos, tanto en los pasajes como en el transporte de sus colecciones, sin contar alojamiento y tampoco las pérdidas que les representa dejar sus puestos de venta en Santiago. Pero a pesar de eso, Sergio Piña reitera que vienen con mucho gusto.

De todas maneras, están en conversaciones con el Consejo de la Cultura y las Artes, así como con la Dirección de Bibliotecas, Dibam, para postular a fondos y ejecutar un proyecto el próximo año. “Hay políticas estatales de fomento de la lectura, y esta feria se enmarca en esta política”, finalizó Piña, esperanzado en que ésta sea una oportunidad para continuar con estas visitas y no cortar un vínculo con los lectores de la región.