Necrológicas
  • Odette Salles Naudin
  • Francisco Cárcamo Cárdenas
  • Luzmira Macías Silva
  • Alfredo Andrade Hrdalo

Feroz ataque de perros deja a pequeño emprendedor con 120 gallinas muertas

Por La Prensa Austral Martes 1 de Agosto del 2017

Compartir esta noticia
2.213
Visitas

 “Con mucho sacrificio, después de pasar un periodo difícil, volví a levantarme con esta pequeño avícola, pero ahora: ¿quién va a responderme por esta tremenda pérdida?”, se pregunta Eduardo Báez Garrido

Ciento veinte de sus 180 gallinas ponedoras vio perder el pequeño empresario Eduardo Báez Garrido, quien con mucho esfuerzo logró reactivar su modesto emprendimiento, una avícola con la que ofrece huevos en almacenes y restaurantes de Porvenir, instalada en una parcela del sector Laguna de Los Cisnes. Las aves fueron ultimadas por una jauría de al menos 5 perros asilvestrados que, excavando con sus patas y filosas garras para pasar por debajo de la reja, lograron ingresar al corral para comenzar a diezmar a destajo a las indefensas ponedoras.

“Esto ocurrió hace ya un par de semanas, después que recibí una visita del Sag (Servicio Agrícola y Ganadero), porque tenía que firmar un documento acerca de unas papas que había sembrado la temporada pasada. En esa diligencia me demoré entre veinte y 25 minutos, atendiendo a la señora que vino a esta diligencia y cuando volví al gallinero siento algunos ladridos de perro y un tremendo alboroto de mis aves”, comenzó relatando.

Entre lágrimas, Báez relata que al ingresar al recinto notó la aterradora mortandad de sus gallinas y la huida de los canes, lo que ocurrió en horas de la tarde de un lunes. Como saldo del feroz ataque, 60 pollas de 5 meses y medio, que son de cruza especial a un costo de 9 mil pesos cada una en Punta Arenas; otras 40 de nueve meses con un alto porcentaje de pureza racial, avaluadas en $12 mil por cabeza; y 20 ponedoras corrientes más, resultaron muertas.

A lo que se suma un importante porcentaje de aves similares que quedaron con heridas de diversa gravedad, que lo obligó también a sacrificarlas, por la posibilidad mórbida de rabia y otros factores que complican su recuperación en un gallinero. Por fortuna, apunta el entristecido emprendedor, sus codornices (también ponedoras) las mantiene en jaulas, lo que las salvó del ataque canino.

“¿Quién responde?”

“En este sector del loteo Selknam somos muchos los productores hortícolas y yo tengo también criadero para producir huevos. Y muy cerca hay una señora que tiene muchos perros sueltos, a los que no les viene a dejar comida y están a su suerte”, acusó. “Con mucho sacrificio, después de pasar un periodo difícil, volví a levantarme con esta pequeño avícola, pero ahora: ¿quién va a responderme por esta tremenda pérdida?”, preguntó.

Carabineros tomó su denuncia y ya está investigando acerca de la propiedad de los perros, pero en tanto -y justo cuando comienza la temporada de producción de huevos- Báez Garrido llora la pérdida que situó en más de 6,5 millones de pesos, que se une a la imposibilidad de abastecer a muchos clientes. Recordó que su inversión inicial partió con cero peso y la ayuda de mucha gente, entre ellos la alcaldesa de Porvenir, Marisol Andrade, que le entregó una pequeña casa para vivir, misma en la cual comenzó criando sus primeras gallinas.

Sueños truncados

“Son sensaciones muy dolorosas, se te truncan muchos sueños. Es una temporada y media que se te va, hay que considerar las gallinas perdidas, los huevos que no se podrán vender, el agua y el alimento que gasté inútilmente, el trabajo para mantener impecable una avícola, por muy modesta que sea. Hasta ahora no he hablado con ningún estamento que presta apoyo al microemprendimiento, pero haré llegar fotos a Indap para mostrar este desastre, que no es menor”.

En lo inmediato, los planes que tenía de construir un invernadero los va a cambiar por la compra de alambre galvanizado de más espesor para proteger mejor su criadero. Pese a todo lo malo, confía que en tres o 4 meses podrá volver a tener en marcha su producción, “porque soy un hombre de convicciones, de trabajo duro y sacrificio”, finalizó con la voz aún quebrada el conocido pequeño emprendedor.