Necrológicas
  • Andrea Cheuquepíl Muñoz
  • Nora Ulloa Canales
  • Juana Villegas
  • René Orlando Oyarzún Bórquez
  • Juan Alberto Iribarren Cárdenas
  • Isabel Navarro Barrientos
  • Rodrigo Tejeda Díaz
  • Silvia Orlanda Barrientos Vidal
  • Ramesh Ratanchand Babani

Guardia de seguridad confiesa participación en brutal golpiza que conmocionó a Natales

Por La Prensa Austral Miércoles 12 de Julio del 2017

Compartir esta noticia
2.577
Visitas

Fue detenido ayer por funcionarios de la PDI

La investigación que lleva adelante el fiscal regional Eugenio Campos apuntaría a los dos ex carabineros y al vigilante privado como los agresores de los cuatro jóvenes

Ayer fue detenido el guardia de seguridad Sebastián Cáceres Alonso, 22 años, quien está confeso de ser el tercer implicado en la brutal golpiza que sufrieron cuatro jóvenes natalinos en la madrugada del sábado 8 de julio. Una de las víctimas se encuentra en gravísimo estado en el Hospital Clínico de Punta Arenas, en tanto que un segundo agredido se mantiene internado en la Clínica Magallanes de Punta Arenas

El mismo día de los hechos personal de la Brigada de Homicidios de la PDI de Punta Arenas asumió la investigación por mandato del Ministerio Público. En la entrevista a testigos -muchos de los cuales se acercaron en forma voluntaria a dar su testimonio- se logró esclarecer la dinámica de los hechos y los verdaderos implicados.

Fue así como ese día se procedió a la detención de los cabos segundos de Carabineros (fueron dados de baja por la institución uniformada el mismo sábado) Miguel Delgado Velásquez y Pedro Loncuante Loncuante. También fue entrevistado por personal de la PDI, pero en calidad de testigo de lo ocurrido, Cáceres Alonso. Sin embargo ante el cúmulo de antecedentes el guardia privado se quebró y procedió a confesar su participación en la agresión del joven Sady Galindo Soto, quien resultó con lesiones graves al ser atacado por Cáceres con un elemento contundente en el rostro y en distintas partes del cuerpo, resultando con una fractura maxilar y costal de carácter grave, estando aún internado en la clínica privada de la capital regional.

Detenido en su hogar

Con las pruebas y la confesión en sus manos, ayer pasado el mediodía, fue detenido en su hogar el joven guardia, quien ingresó al cuartel de la PDI con su rostro cubierto.

Hoy a las 11, 30 horas los tres detenidos serán puestos a disposición del tribunal de Puerto Natales. En el caso de Loncuante y Delgado, éstos llegarán desde la cárcel de Punta Arenas con fuerte custodia de personal de Gendarmería. Trascendió que en la audiencia el fiscal regional, Eugenio Campos, imputará a Delgado por homicidio frustrado, lesiones graves y leves; a Loncuante como cómplice de homicidio frustrado (no actuó en defensa de las víctimas) y a Cáceres por lesiones graves y leves en agresión.

Trabajo investigativo

El jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI de Punta Arenas, comisario José Luis Lillo, dijo que “continuando con las diligencias investigativas que realiza esta unidad policial logramos determinar la participación de un tercero que de acuerdo a todos los antecedentes, evidencia e indicios se estableció su participación directa en una de las agresiones, por lo tanto hoy día (por ayer) detuvimos a un joven de 22 años, quien trabaja como guardia de seguridad en una multitienda de Puerto Natales, quien se encuentra confeso sobre una de las agresiones, por lo tanto el Ministerio Público determinó que se procediera a la detención previa orden judicial por parte del Juzgado de Letras y Garantía de esta ciudad”.

El oficial se excusó de dar detalles más precisos sobre la investigación que encabeza el fiscal regional Eugenio Campos.

El comisario Lillo añadió que “en el transcurso de la investigación no tenemos más implicados. Eso no quiere decir que no pueda establecerse otros”.

Como un excelente logró calificó el resultado de la investigación que han realizado del sábado a la fecha, que esperaba le diera tranquilidad a la comunidad natalina sobre la labor que realiza la PDI en la región

El oficial de la policía civil indicó que “esperamos que Gonzalo Muñoz, quien se encuentra grave en Punta Arenas, pueda recuperarse. Roguemos a Dios que su estado de salud mejore porque se encuentra muy mal producto de la agresión que sufrió”.

Finalmente llamó a la ciudadanía a creer en el trabajo que realiza el Ministerio Público y la PDI y no dejarse llevar por los datos que se transmiten en las redes sociales donde se ha involucrado a gente inocente.

La fotografía muestra el lugar donde se produjo la segunda y más brutal agresión.

Intercambio de palabras

De acuerdo a los diversos relatos, los violentos hechos se habrían iniciado en la esquina de calle Magallanes con Bulnes, donde el grupo de cuatro amigos integrado por Gonzalo Muñoz del Campo (en riesgo vital) Sady Galindo Soto (fracturas graves) Héctor Almonacid Gallardo (fracturas dentales) y Víctor Hernández Saldivia (contusiones múltiples) se encontraron con otro grupo de personas que estaba integrado por el ex carabinero Miguel Delgado Velásquez y el guardia de seguridad Sebastián Cáceres Alonso. En el lugar se habría producido un intercambio de palabras, lo que habría originado la agresión a Sady Galindo y a Héctor Almonacid con un elemento contundente no determinado. El último de los mencionados fue retirado por una amiga del lugar.

Ante lo ocurrido Muñoz y Hernández retrocedieron hacia la esquina de Magallanes con Eberhard, seguidos por Galindo y también por los agresores que lo hacían en un vehículo.

En dicha esquina una de las víctimas intentó defenderse con un madero, elemento que le fue arrebatado y con el cual agredieron a Gonzalo Muñoz y a Hernández, huyendo este último del lugar. Cuando se encontraban en esta segunda agresión llegó el ex carabinero Pedro Loncuante, quien fue llamado por su colega.

Tras este nuevo episodio Sady Galindo y Gonzalo Muñoz caminaron ensangrentados y con sus últimas fuerzas hasta las afueras de la sede del Club de Leones (media cuadra del lugar) donde cayeron desvanecidos y desde donde fueron rescatados por la ambulancia del Samu que los trasladó hasta el Hospital Augusto Essmann.