Necrológicas
  • Oscar Omar Brevis Castillo
  • Manuel Alvarado Celedón
  • Rosa Ester Ruiz Arismendi
  • Ana Gallardo Trujillo
  • Olga Pivcevic Martinovic

Traslado a Punta Arenas de niño con apendicitis se demoró porque padres pertenecen a isapre

Por La Prensa Austral Martes 9 de Mayo del 2017

Compartir esta noticia
2.828
Visitas

Una carrera contra el tiempo y los protocolos de salud debió hacer frente una familia fueguina para conseguir que el menor de edad pudiera ser aeroevacuado a la capital regional

Más de un millón y medio de pesos le estaba cobrando Aerovías Dap al porvenireño Ricardo Rozas, para hacer la evacuación médica entre Porvenir y Punta Arenas de su pequeño hijo de sólo 5 años de edad, quien padecía una grave apendicitis, ya próxima a derivar a peritonitis. Mientras tanto, el tiempo corría en contra, debido a la demora de varias horas entre la decisión del Samu regional para materializar la aeroevacuación del pequeño paciente y que la familia lograra reunir el dinero para salvar al menor, que a cada minuto sufría intensos dolores.

¿A qué se debió la negación del traslado con la urgencia que el caso ameritaba?, le preguntamos al padre de familia fueguino, quien es asistente social y cumple funciones como jefe de la Dirección de Desarrollo Social y Comunitario de la Municipalidad de Porvenir. Su respuesta: a que los dos padres están afiliados a una isapre, en vez de a Fonasa.

“El lunes de la semana pasada llevamos a nuestro hijo Felipe, de 5 años, al Hospital Marco Chamorro Iglesias, porque tenía un fuerte dolor abdominal. Esto fue como a las 5 de la mañana y el médico de turno, cuyo nombre no sé porque es de los doctores nuevos que llegaron hace pocos días, le diagnosticó gastritis. Le dio medicamentos y nos fuimos para la casa”, comenzó relatando Rozas.

Sin embargo, esto no dio resultados, porque el martes y miércoles el niño presentó fuertes cuadros de fiebre persistente, por lo que como a las 7 de la tarde, lo volvieron a llevar al médico, esta vez al doctor Contreras, quien lo revisó y de inmediato le diagnosticó una apendicitis, tras hacerle un examen de sangre. “Como a las 21 horas comenzó a solicitar al Samu su urgente traslado por vía aérea a Punta Arenas”.

“Pero, como a la media hora llega a la pieza a comunicarnos que la aeroevacuación había sido rechazada porque nosotros (los dos padres) éramos de isapre. Ese fue el motivo del retraso y la negativa: no sé si es con mi isapre en particular, o con todas. Nosotros vimos que el doctor Contreras llamaba a todo el mundo en Punta Arenas y todos se negaban a hacer la evacuación”.

Debían depositar $1.700.000

“Debo dejar claro que todo el personal del hospital de Porvenir se portó ‘un siete’ -agrega el en ese momento afligido papá-, pero el problema venía de Punta Arenas, que no daba la autorización. La alternativa que nos propuso el médico de Porvenir era que hiciéramos el traslado de modo particular y llamamos al gerente de Aerovías Dap, Nicolás Paulsen, pero nos dijo que debía depositarle un millón 700 mil pesos antes del vuelo”.

Ricardo añade que sin dudarlo, la familia reunida en torno al adolorido paciente optó sin dudar en juntar el dinero para hacer la evacuación esa misma noche, para salvar la vida del hijo. “Pero de pronto se me ocurrió, ya que trabajo en la ‘muni’, en llamar a la alcaldesa Marisol Andrade (quien permanece por motivos de salud en Santiago), a ver si me colaboraba”, acotó.

Afortunadamente -agregó- la jefa comunal le contestó, pese a lo avanzado de la hora y a estar con licencia médica. “Ella llamó a alguien de la intendencia regional y desde allí se dio la orden de hacer la aeroevacuación. Llegamos al final como a la una de la madrugada y por ser isapre, nos llevaron a la Clínica Magallanes y el doctor Sepúlveda operó de inmediato a mi hijo y después nos dijo que el traslado fue bien oportuno, porque el cuadro había ya pasado a peritonitis. Si no, esto habría sido bastante grave, sin duda”, apuntó el funcionario municipal.

Lamentó lo que debe pasar un paciente y sus familiares, cuando no se está en el sistema público, pues a pesar que como familia estaban dispuestos a pagar el viaje, éste sólo llegaba hasta el aeropuerto de la capital regional, sería sin personal médico de acompañamiento. Además, el traslado hasta la clínica debía ser resuelto también por ellos, lo cual para alguien que carezca de recursos sería aún más engorroso y lento, estimó.

El riesgo de ser paciente isapre en Tierra del Fuego

“Al parecer, el sistema funciona con la gente de Fonasa y está bien. Pero creo que falta abordar el tema de la gente que es de isapres, porque no necesariamente por estar en éstas se es millonario, o deben dejarse de lado. Aunque cobren, eso se tiene que pagar después del traslado, no como condición para hacer la evacuación”, reflexiona el asistente social, que a diario ve situaciones que afectan en distintos ámbitos a los isleños con carencias que acuden a su oficina del municipio.

En su caso, no sabe si le van a cobrar el traslado y si lo hacen, no se niega a pagarlo, pero cree que la salud de su pequeño hijo -al igual que la de cualquier otro paciente de Porvenir- debe anteponerse al dinero. “Creo que falta abordar el tema, que deben sentarse a la mesa la gente de las isapres con el Samu o el Servicio de Salud. La verdad es que desconozco la situación, pero está presente en nuestra comunidad”, acentuó.

Rozas finalizó agradeciéndole a la alcaldesa Marisol Andrade, a las autoridades “que se movieron” en su caso y especialmente, a los funcionarios del hospital de Porvenir, que hicieron todo lo posible por aliviar el dolor de su hijo. El pequeño Felipe hoy está completamente recuperado, lo cual de todas maneras este padre que vivió tan angustiosa situación, reconoce en cada uno de los que intervinieron para lograr su mejoría.