Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Argentina profundiza su crisis un año después de la victoria de Mauricio Macri

Por Agencias Miércoles 23 de Noviembre del 2016

Compartir esta noticia
218
Visitas

Mauricio Macri ganó las elecciones argentinas hace un año con una explosión de entusiasmo. Con una campaña en positivo, que prometía “la revolución de la alegría”, y una novedosa estrategia en redes sociales, le ganó al todopoderoso peronismo. Lo logró sólo por tres puntos, pero era algo que unos meses antes parecía imposible. Sin embargo, un año después, buena parte de ese entusiasmo ha desaparecido. Argentina sigue sumida en una recesión que incluso ha empeorado, con una inflación descontrolada del 40% anual y una caída del Pib de 3,4%.

Por primera vez lograba la victoria en Argentina un ex empresario multimillonario que no es peronista ni radical, sino de un partido nuevo, el Pro, inventado por él, su mano derecha, Marcos Peña, y su gurú ecuatoriano, Jaime Durán Barba. SÓlo dos años antes no llegaba al 15%. “Fue un milagro”, le decía poco después el ecuatoriano. Macri vivió un idilio con los argentinos.

Su popularidad superó ampliamente el 60%, casi rozando el 70%. Levantó el cepo cambiario -que impedía comprar dólares- y no pasó nada. Pagó a los fondos buitre 9.300 millones de dólares y no pasó nada. Empezó a hacer pactos con los gobernadores, con los sindicatos, todos le aplaudían y sacaba las votaciones sin problemas en el Congreso.

Pero se le escapó el enemigo eterno de los Presidentes argentinos: la inflación. Los precios se han disparado de tal manera que Argentina ya es el país más caro de los importantes de Latinoamérica y cada mes la diferencia aumenta, porque los precios siguen subiendo mucho más que sus vecinos de Chile, Brasil, Perú, Colombia o México y el peso apenas se devalúa.

Pero ese desajuste, sumado a una recesión que ya había empezado en el final del kirchnerismo y ha empeorado ahora, entre otras cosas porque con estos precios la industria no es competitiva y con esta inflación los consumidores cada vez están más ahogados, está agotando la paciencia de los argentinos, que ya no la tenían entre la mayor de sus virtudes.

Todos los expertos coinciden en que Macri ganó sobre todo por hartazgo del kirchnerismo, porque la gente quería cambiar después de 13 años. Y ese cansancio no ha
desaparecido. El gobierno apela a la herencia recibida y a la mala situación económica que le dejó el kirchnerismo.

Aunque ha bajado bastante. Está ahora en el 51% de valoración positiva, según el último sondeo del Grupo de Opinión Pública (Gop).  Los argentinos siguen confiando masivamente, según todas las encuestas, en que en 2017 la situación económica remontará.

Agencias