Necrológicas
  • Herminia Hernández Andrade
  • Francisco Clodomiro Maldonado Barría
  • Mirna Yanet Andrade Márquez
  • Juanita María Vukovic Boskovic

Arrojar una colilla de cigarrillo en calles en París se multa con 68 euros

Por Agencias Viernes 2 de Octubre del 2015

Compartir esta noticia
17
Visitas

Un centenar de funcionarios de la brigada de limpieza de París está patrullando las calles para evitar que los ciudadanos tiren las colillas de cigarrillos al suelo. Desde ayer, ese gesto tan habitual será multado con 68 euros, unos 52 mil 900 pesos chilenos. Los inspectores se han limitado a advertir a los que pillan en flagrante delito de la multa que podría caerles. Pero ayer empezaron a recaudar fondos.
Es una medida que ha introducido el Ayuntamiento de la capital francesa para mejorar la deficiente limpieza de sus calles y también para reducir daños medioambientales: el tratamiento de las colillas de cigarrillos es complicado y éstas tardan entre cuatro y doce meses en desaparecer.
Las colillas de los cigarrillos, explica el Ayuntamiento de París, contiene metales pesados y contaminantes como la nicotina, el cadmio y el plomo. Son sustancias tóxicas que dañan la flora y la fauna, contaminan el agua y son especialmente nocivas cuando se tiran (lo que es muy habitual) en el cepellón de los árboles urbanos. Si la medida es eficaz, se mejorará un tanto la mediocre limpieza de las calles parisinas, que suelen confiar a la lluvia el barrido de aceras y arcenes. De hecho, la suciedad urbana es una de las protestas más recurrentes de los ciudadanos, según admite el propio Ayuntamiento.
Esta medida se anunció ya en mayo para ir preparando a los fumadores parisinos. Se han instalado 30.000 accesorios en las papeleras para que se puedan apagar y tirar los cigarrillos y se han distribuido 15.000 ceniceros de bolsillo. Cualquier cantidad es pequeña para las 350 toneladas de colillas de cigarrillos que cada año recogen los servicios de limpieza de la capital. La alcaldesa, Anne Hidalgo, ha pedido colaboración a las empresas, en cuyas puertas se suelen situar los fumadores y se suelen acumular verdaderas alfombras de colillas de cigarrillos.
Los inspectores de la limpieza nada podrán hacer para evitar las colillas ya desechadas. Para imponer multas tendrán que sorprender al fumador in fraganti.

Agencias