Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Auge de la ultraderecha parte en dos a Austria e inquieta a Europa

Por La Prensa Austral Lunes 23 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
68
Visitas

Austria ha dejado ayer la jefatura del Estado en el aire. En una tarde electoral inédita, el ultraderechista Norbert Hofer (FPÖ) y el independiente apoyado por Los Verdes Alexander Van der Bellen apenas se despegaron en el recuento y protagonizaron un empate técnico que deja la decisión pendiente del voto por correo.

El auge de la ultraderecha divide en dos a la sociedad austriaca -polarizada por la crisis migratoria y el descontento con la falta de reformas para reactivar la economía- y causa profunda inquietud en Bruselas.

La ultraderecha austriaca partía con una clara ventaja en la carrera presidencial. Con Norbert Hofer como candidato, el partido antiinmigración y euroescéptico FPÖ logró el mejor resultado de su historia al ganar la primera vuelta de las elecciones presidenciales austriacas el pasado 4 de abril con un 35% de apoyos. Las urnas dejaron en segundo lugar a Alexander Van der Bellen, con una diferencia de 14 puntos que ayer se desvaneció ya con las primeras proyecciones de voto.

A última hora de la tarde, el Ministerio del Interior austriaco anunciaba un resultado provisional sin las papeletas enviadas por correo que da una ligera ventaja al aspirante ultranacionalista con un 51,9% frente al 48,1% de su contrincante.

Ahora los candidatos deberán esperar a la decisión que este lunes arroje el recuento de los votos por correo, del que -según el ministro del Interior, Wolfgang Sobotka- ha hecho uso cerca de 750.000 ciudadanos que suponen un 14% del electorado.

El auge de la ultraderecha ha protagonizado el debate después de la victoria del FPÖ en la primera vuelta, que causó un terremoto político al dejar fuera de la carrera presidencial por primera vez en más de 50 años a socialdemócratas y democristianos, los socios de gobierno que han dominado la escena política austriaca desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

La debacle electoral forzó poco después la caída del canciller socialista Werner Faymann, acosado por las críticas internas, tras el endurecimiento de la política de asilo y el ascenso de una ultraderecha que ha logrado capitalizar el descontento de la población por la ausencia de reformas que impulsen la economía y la preocupación por la entrada en el país de miles de refugiados.

Austria registró el año pasado cerca de 90.000 solicitudes de asilo.

Agencias