Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Castro le insistió a Obama que “no podrá haber normalización con bloqueo”

Por Agencias Miércoles 30 de Septiembre del 2015

Compartir esta noticia
12
Visitas

El levantamiento del bloqueo en Cuba sigue siendo el principal escollo en la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, según estimó el ministro de Asuntos Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, tras la primera reunión formal entre el Presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro, después del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países el pasado mes de julio.
Las embajadas en Wa-shington y La Habana están abiertas y las banderas ondean en lo alto de los mástiles, pero el gobierno cubano cree que no ha cambiado nada respecto del embargo que “causa daños y privaciones al pueblo cubano y afecta a los intereses de los ciudadanos americanos”. Rodríguez lo ha calificado de “violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos” que afecta a las familias cubanas, incluidas las que viven en EE.UU. Por eso, Castro ha vuelto a reclamar ante Obama el levantamiento del bloqueo. O, en su defecto, que el Presidente haga uso de sus facultades para “modificar sustancialmente” muchos elementos del bloqueo. Dadas las prerrogativas de Obama, el Mandatario cubano “recalcó la necesidad de profundizar el alcance” de las decisiones ejecutivas anunciadas el 18 de septiembre, ha explicado Rodríguez ante los medios una vez finalizado el encuentro. El ministro de Asuntos Exteriores cubano insistió en que “no habrá normalización con bloqueo” ni “progreso en el proceso de normalización sin cambios sustanciales”.
El encuentro bilateral entre Obama y Castro se celebró en la sede de la Onu, en Nueva York, a primera hora de la mañana de ayer, en un clima “respetuoso y constructivo”, según la delegación cubana. Tras la foto oficial, en la que ambos han posado muy sonrientes en contraposición a la de la tarde anterior entre Obama y Vladimir Putin, los Mandatarios han hablado sobre la reciente visita del Papa antes de pasar a los asuntos bilaterales. Sobre todo, los pendientes.
En el transcurso de la reunión han quedado patentes “algunas coincidencias y muy grandes diferencias” con EE.UU, ha resumido Rodríguez. La mayor: el bloqueo, que determinará el ritmo del proceso de normalización de las relaciones. “Las decisiones ejecutivas tomadas hasta ahora tienen un valor muy limitado de alcance y profundidad […] y no tocan ningún hecho significativo”, ha señalado Rodríguez en respuesta a la pregunta sobre cómo avanzará el proceso. En este sentido, el ministro ha destacado que Obama se ha comprometido a “involucrase en un debate en el Congreso de EE.UU” encaminado a poner fin al bloqueo.
Rodríguez ha reconocido que ésta es una “oportunidad para avanzar significativamente” en las relaciones de ambos países. El ministro ha sostenido que había que aprovecharla para “favorecer el interés común de nuestro pueblo”. También ha destacado que es hora de que los estadounidenses puedan viajar a la isla, algo no bilateral sino relacionado con “las libertades civiles de los norteamericanos”, apuntó Rodríguez.
En tanto, la delegación estadounidense fue parca a la hora de valorar el encuentro con los miembros del gobierno cubano. Oficialmente, la administración Obama informó en un comunicado que el Presidente había celebrado “el progreso realizado en el establecimiento de las relaciones diplomáticas”.
La delegación cubana también planteó en la reunión bilateral otros temas prioritarios. “La devolución del territorio que ocupa ilegalmente la base naval de Guantánamo en Cuba es un elemento de alta prioridad en el proceso de normalización entre los gobiernos”, concluyó Rodríguez.
Agencias