Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

Coca-Cola suspenderá la producción en Venezuela por falta de azúcar

Por La Prensa Austral Martes 24 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
85
Visitas

Coca-Cola Femsa, que opera cuatro plantas embotelladoras y emplea a unos 7.300 trabajadores en Venezuela, dijo que las fábricas están consumiendo el remanente del inventario de azúcar

La embotelladora de la sociedad con sede en Atlanta señala que la producción se verá afectada en los “próximos días” y no aclara en qué momento podrá retomar con normalidad la producción de la Coca-Cola clásica en Venezuela.

La situación del país no hace más que ir a peor y la penuria económica afecta también a las importaciones de productos básicos para la producción de bebidas y alimentos. La semana pasada, la compañía estatal venezolana encargada de procesar el azúcar cortó temporalmente la producción.

“Estamos adelantando acciones específicas que nos permitan afrontar esta coyuntura con proveedores, autoridades y nuestros trabajadores”, aseguró la firma en un comunicado el fin de semana.

Coca-Cola Femsa, que opera cuatro plantas embotelladoras y emplea a unos 7.300 trabajadores en Venezuela, dijo que las fábricas están consumiendo el remanente del inventario de azúcar.

“De no reponerse este inventario a la brevedad, se generarán interrupciones temporales en la producción del portafolio de bebidas con azúcar”. A finales de abril Empresas Polar tuvo que interrumpir la producción de cerveza porque el gobierno no le entrega los dólares necesarios para adquirir la materia prima.

Coca-Cola Femsa es la mayor embotelladora de la compañía en el mundo, con plantas que operan también en países como Brasil, México, Colombia y Argentina. La socia de la corporación estadounidense explica que “el 90% de la producción” de su popular refresco necesita de azúcar, por eso no tiene otro remedio que suspender temporalmente sus operaciones para ese producto. También dejan claro en la compañía que no van a abandonar el país.

Ahora la empresa está buscando otras alternativas para hacerse con la azúcar refinada que necesita para los refrescos. El cese temporal no afecta a las bebidas sin azúcar, donde las operaciones continúan con normalidad y sus oficinas centrales seguirán abiertas. Las multinacionales se enfrentan además a los problemas por la continua depreciación de la divisa venezolana, como se refleja en los resultados de PepsiCo, General Motors o Ford Motor.

En la era chavista la embotelladora de la popular bebida ha afrontado numerosos conflictos sindicales. En mayo de 2013 fue el último de gran envergadura. La planta de Valencia, en el centro del país, pasó al menos una semana sin producir agua embotellada y bebidas a base de jugos y té, parte de los productos que ofrecen.

Todos los conflictos del pasado han tenido su origen en las diferencias entre las aspiraciones de los sindicados y la oferta de la empresa. Pero la falta de materia prima y la profundización de la escasez inauguran una era cuyas consecuencias están aún por verse.