Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

Difunden imagen del “Chapo” Guzmán en la cárcel para desmentir rumores

Por Agencias Domingo 10 de Julio del 2016

Compartir esta noticia
224
Visitas

Narco mexicano se encuentra en Ciudad Juárez

El preso 3.192 sigue encarcelado. Joaquín Guzmán Loera, el “Chapo”, no ha escapado del módulo de máxima seguridad de la prisión de Ciudad Juárez. Así lo aseguró ayer el gobierno mexicano en un inédito desmentido al que, para mayor verosimilitud, añadió la foto del convicto. Los rumores sobre su nueva fuga, reproducidos por algunos medios, alcanzaron tal calibre que fue el propio secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, quien salió a la palestra y liberó la fotografía de su encierro: “Para los rumores, una imagen”, señaló en Twitter.

En la foto, el líder del cartel de Sinaloa aparece en su uniforme marrón, sin bigote y en la sala central de la almendra de seguridad de la cárcel de Ciudad Juárez (Chihuahua). Ahí fue trasladado repentinamente hace dos meses.

Capturado el 8 de enero pasado en Los Mochis (Sinaloa), en primer lugar fue encerrado en la prisión de El Altiplano, la fortaleza de la que en julio de 2015 se escapó por un túnel de 1.500 metros. En esta cárcel, tras reforzar las medidas de seguridad, se detectó una fisura. Sus reuniones con los abogados y visitas a la enfermería obligaban a sacarle del perímetro de seguridad. Un punto débil que determinó su envío, esposado de pies y manos, a 1.800 kilómetros al norte, al penal Ciudad Juárez.

Ahí, antes de su llegada 81 presos fueron trasladados a otros centros penitenciarios para evitar altercados y aumentar el blindaje del mayor narcotraficante del planeta. Entre los desplazados figuraban sicarios de La Línea, el brazo armado del cartel de Juárez, el enemigo mortal de Guzmán Loera.

Desde entonces, el “Chapo” pasa ahora sus días aislado y a la espera de su extradición. Un proceso que el propio Presidente Enrique Peña Nieto ha convertido en cuestión de Estado y que difícilmente frenarán la catarata de recursos presentados por el preso.