Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Donald Trump confirma al general (r) John Kelly como secretario de Seguridad Nacional

Por Agencias Martes 13 de Diciembre del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
107
Visitas

El general retirado John Kelly fue designado ayer a la cabeza del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, convirtiéndose en el tercer militar en integrar el gabinete del futuro Presidente, Donald Trump. Este ex marine de 66 años, es “la persona indicada para llevar a cabo la urgente misión de frenar la inmigración ilegal y mantener la seguridad de nuestras fronteras”, estimó el Mandatario electo en un comunicado.
Kelly deberá asegurar el control de las fronteras exteriores de Estados Unidos, la inmigración y las naturalizaciones y estará a cargo de la seguridad interna. “El pueblo estadounidense votó en esta elección en favor de frenar el terrorismo, recuperar la soberanía de nuestras fronteras y poner fin a la actitud políticamente correcta que rigió durante demasiado tiempo nuestra visión de la seguridad nacional”, dijo a su vez Kelly, citado en el comunicado.
Trump ya había designado a otros dos generales retirados en su gabinete. Michael Flynn fue nombrado asesor en seguridad nacional, un cargo clave en la elaboración de la política exterior y de defensa de Estados Unidos, mientras James Mattis, otro ex marine, asumirá la conducción del Departamento de Defensa. Mattis será el primer general en dirigir el Pentágono luego de George Marshall, nombrado en 1950 por el presidente Harry Truman.
Mirada puesta
en América Latina
John Kelly fue hasta el pasado enero el jefe del Comando Sur de EE.UU., que supervisa un área que abarca toda América Latina al sur de México y el Caribe. Durante su mandato, participó en la respuesta de la Administración Obama a la crisis causada por la ola de menores inmigrantes en el verano de 2014. En sus discursos, llamó la atención sobre el peligro de que grupos terroristas usasen las rutas de los traficantes de seres humanos “con la intención de causar grave daño a (los) ciudadanos (de Estados Unidos) o incluso traer armas de destrucción masiva en Estados Unidos”.
Kelly opina que EE.UU. comete el error de dar por hecho que el llamado Hemisferio Occidental es una región más o menos estable y que no representa un peligro para EE.UU., a diferencia de Oriente Próximo o Asia. “Los tentáculos de las redes globales implicadas en el tráfico de narcóticos y de armas, en el contrabando de seres humanos, y en otros tipos de actividad ilegal, se extienden por América Latina y el Caribe, y hasta Estados Unidos, y, sin embargo, continuamos subestimando la amenaza del crimen organizado transnacional, lo que pone en riesgo nuestra seguridad y la de nuestros socios”, afirmó en 2015.
Nacido en Boston en 1950, también fue responsable de la prisión de Guantánamo. Defendió que en la cárcel, situada en una base naval en Cuba, se respetaban los derechos humanos, y se opuso a los planes de la Casa Blanca para cerrarla. “No hay inocentes allí”, dijo.
Kelly será el encargado de poner en práctica parte de la política migratoria del Presidente Trump. La construcción del muro en la frontera con México y la deportación masiva de inmigrantes sin papeles -dos promesas clave de Trump en campaña- quedarán bajo su responsabilidad.
El nombramiento de Kelly refuerza el carácter militar de la Administración Trump. Su hijo, también marine, murió en Afganistán en 2010. No es insólito que generales retirados ostenten cargos relevantes, pero es menos habitual que haya tantos en una sola administración. Los tres generales nombrados hasta ahora ocuparán cargos decisivos en la estructura de la seguridad nacional. En la Administración Obama, los tres eran civiles.