Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Dos jóvenes mueren en tiroteo en una discotheque de Florida

Por Agencias Martes 26 de Julio del 2016

Compartir esta noticia
72
Visitas

La violencia armada vuelve a alterar una noche de diversión en Florida. Dos adolescentes murieron la madrugada del lunes en un tiroteo en una discotheque juvenil en Fort Myers. Hay 18 heridos. La policía desconoce los motivos del suceso, pero descarta que sean terroristas. El ataque tiene lugar al mes y medio del perpetrado por un simpatizante yihadista que mató a 49 personas en una discoteca gay de Orlando, el peor tiroteo de la historia de Estados Unidos.

Los fallecidos son Sean Archilles, de 14 años, y Ste’fan Strawder, de 18. Ambos eran muy aficionados al baloncesto. El tiroteo tuvo lugar a las 0,30 hora local en el aparcamiento del Club Blue de Fort Myers, en el suroeste de Florida, cuando los padres de los adolescentes que acudían a la fiesta iban a recogerlos. Los heridos, de entre 12 y 27 años, fueron trasladados a un hospital, donde falleció uno de ellos. Hay dos heridos en estado grave.

La policía desconoce si una o más personas fueron las autoras de los disparos. Tres sospechosos han sido interrogados. La discoteca descarta que quién o quiénes dispararon hubieran asistido antes a la fiesta, cuya temática era sobre trajes de baño. Las autoridades investigan si el ataque guarda relación con otro ocurrido en la ciudad contra una vivienda y varios vehículos.

Como sucede tras cada tiroteo en Estados Unidos, se repite un ritual parecido: las autoridades condenan el asalto y honran a las víctimas; policías, periodistas y opinión pública tratan de indagar en los motivos del atacante y en cómo obtuvo las armas; los responsables del lugar atacado prometen mejorar la seguridad; y afloran voces que piden endurecer la venta de armas, pero les cuesta mucho lograr ese objetivo y las posibilidades de abrir un debate profundo sobre la violencia armada se desvanecen según pasan los días.

Se estima que en la primera potencia mundial hay casi el mismo número de habitantes (321 millones) que armas de uso privado, un derecho amparado por la Constitución y un mantra para muchos estadounidenses. Cada día, 297 personas reciben disparos de armas de fuego (89 mueren), según un promedio de la Campaña Brady.

“Lo sentimos profundamente por todos los afectados. Intentamos dar a los adolescentes lo que nosotros creíamos que era un lugar seguro para que pasaran un buen rato”, dijeron los responsables de la discotheque Fort Myers, una localidad costera de 62.000 habitantes.