Necrológicas

La policía descarta vínculos del autor de la matanza de Munich con el Estado Islámico

Por La Prensa Austral Domingo 24 de Julio del 2016

Compartir esta noticia
57
Visitas

La policía alemana ha descartado que David Sonboly, el germano-iraní de 18 años sospechoso del asesinato de nueve personas anteayer viernes en Munich, tenga vínculos con el autodenominado Estado Islámico (Isis, por sus siglas en inglés).

Los investigadores informaron ayer sábado que el presunto autor de la masacre estaba en tratamiento por depresión. La policía, que registró la vivienda del estudiante en Maxvorstadt, un céntrico barrio de la capital bávara, encontró allí información -libros y artículos- sobre matanzas masivas, pero ningún vínculo que haga pensar en un móvil islamista.

Entre el material encontrado en la habitación del joven, se encontró el libro. “Amok (un término alemán que se refiere a las matanzas masivas provocadas por un acceso de locura), por qué matan los estudiantes”. La policía sospecha que había convocado a varias personas a través de Facebook en el McDonalds, donde cometió el ataque. Para ello, sospechan que usó una cuenta falsa con el nombre de una chica en esa red social para invitar a la gente al restaurante donde realizó el ataque.

La policía descarta vínculos del autor de la matanza de Múnich con el ISIS.

El presidente de la policía de Munich cree que el germano iraní pudo inspirarse en la matanza perpetrada en Noruega por Anders Breivik, de la que justo el viernes se cumplían cinco años. La relación, ha dicho el responsable policial “es obvia”, ya que al parecer el supuesto autor del tiroteo de Munich hizo varias búsquedas sobre lo ocurrido en Oslo y la isla de Utoya, en la que el ultraderechista mató a 76 personas. También en otra masacre, la de Winnenden, en el suroeste de Alemania, donde en 2009 un adolescente de 17 años mató a 14 personas, la mayoría en el colegio donde había sido alumno.

El mensaje del responsable policial fue triple: el atentado no está relacionado con el yihadismo ni con los refugiados, la seguridad en la ciudad se ha restablecido y no hay ningún motivo para que los muniqueses no hagan vida normal y no hay ningún indicio de que el atacante hubiera actuado con más personas. La canciller alemana, Angela Merkel, declaró que las autoridades trabajarán a fondo para averiguar qué hay detrás del ataque de Munich.

La mayor parte de las víctimas del brutal ataque son jóvenes que salieron a disfrutar de una tarde de viernes en las cercanías del centro comercial Olympia. Ocho de los nueve muertos tendrían entre 14 y 21 años, según informaciones policiales a las que ha tenido acceso la cadena pública ARD. Tres de ellos serían kosovares, según confirmó un portavoz policial. La otra sería una mujer de 45 años. Un amplio cordón policial cubrió este sábado la zona del tiroteo, en la que la policía está recogiendo pruebas sobre el ataque.

Hasta allí se han acercado testigos de los hechos como Nadine, una mujer que contaba cómo había pasado la noche anterior al pasear por la zona. “La policía nos pidió que nos metiéramos en casa y no nos acercáramos a las ventanas. La noche fue una catástrofe. Mis tres hijos tenían mucho miedo y pasamos la noche en la misma cama porque no podían dormir”, aseguraba. “Es horrible pensar que un hombre tan joven haya hecho algo así. Y no sabemos si es un terrorista, un loco o qué le ha llevado a hacer algo así”, continuaba.

Munich trata de recobrar la calma tras su peor día en décadas, que ha dejado diez muertos -incluido el agresor- y 16 heridos, tres de ellos de gravedad. El caos y la tensión de la noche del viernes se relajaron algo cuando la policía cambió la versión con la que trabajaba: ya no buscaba a tres terroristas dispuestos a matar por toda la ciudad. El jefe de la policía explicó en la madrugada del viernes que las dos personas capturadas sospechosas no tuvieron “absolutamente nada que ver” con el atentado, y que eran tan solo personas que corrían despavoridas tras el tiroteo.