Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín
El más longevo en entrar al espacio

Muere el legendario astronauta estadounidense John Glenn a los 95 años

Por Agencias Viernes 9 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
95
Visitas

A John Glenn le gustaban los retos. Fue el primer estadounidense que orbitó la Tierra, en 1962 y en plena carrera espacial con la Unión Soviética. Volvió a romper récords cuando se convirtió, tres décadas más tarde, en el
astronauta de más edad que volaba al espacio. También fue senador por 25 años. La aventura que fue su larga vida terminó ayer, en un hospital de su Estado natal, Ohio, donde el legendario astronauta falleció a los 95 años rodeado de sus familiares.

La noticia fue anunciada por la Facultad de Relaciones Públicas de la Universidad estatal de Ohio que lleva su nombre. “John Glenn, un icono americano cuyas creencias en el deber cívico y el servicio público le llevaron a servir a su país como piloto de combate de la Marina, como pionero en los viajes espaciales y como senador de EE. UU. por Ohio, murió el jueves, 8 de diciembre, en Columbus”, anunció la institución en un comunicado.

El Presidente Barack Obama, lamentó la muerte de “un icono y un amigo”.

“John se pasó la vida rompiendo barreras, tanto cuando defendía nuestra libertad como condecorado piloto de combate de los marines en la II Guerra Mundial y en Corea, como cuando estableció un récord transcontinental de velocidad o cuando, a los 77 años, se convirtió en el ser humano más mayor que tocaba las estrellas”, recordó el Mandatario saliente.

“El último de los primeros astronautas de América nos ha dejado, pero impulsados por su ejemplo, sabemos que nuestro futuro en la Tierra nos obliga a seguir intentando alcanzar las estrellas. En nombre de una nación agradecida, buena suerte, John Glenn”, agregó Obama, quien en 2012 le otorgó la máxima condecoración civil del país, la Medalla de la Libertad.

Su sucesor, el republicano Donald Trump, también recordó a quien consideró un “gran pionero del aire y el espacio” y un “héroe que inspiró a generaciones futuras de exploradores”.

“Hasta las estrellas”

También la Nasa rindió un particular homenaje a uno de los suyos. “Un verdadero héroe americano. Buena suerte. Ad astra (hasta las estrellas)”, tuiteó la agencia espacial.

La muerte de Glenn es una “tremenda pérdida para el país y para el mundo”, afirmó el administrador de la Nasa, Charles Bolden. El suyo es “un legado lleno de riesgos y logros, de hacer historia y de cumplir con el país, todo ello realizado bajo gran presión con todo el mundo mirando”, recordó. “Toda la familia de la Nasa le estará por siempre agradecido por su extraordinario servicio, compromiso y amistad”, agregó en un comunicado Bolden sobre quien fue su “mentor, modelo y, sobre todo, querido amigo”.

Uno de los primeros en lamentar su muerte fue el gobernador de Ohio y ex candidato presidencial republicano, John Kasich. “John Glenn es, y siempre será, el máximo héroe de Ohio y su muerte hoy nos llena a todos de congoja”, afirmó.

Según el diario local, The Columbus Dispatch, Glenn murió rodeado de los suyos en el Centro Médico Wexner de la Universidad de Ohio “tras una vida extraordinariamente sana que pasó casi desde la cuna con Annie, su amada esposa por 73 años y que lo sobrevive”.

Su cuerpo será velado en la asamblea estatal durante un día. El memorial tendrá lugar también en Columbus, en el auditorio de la Universidad Estatal de Ohio, antes de ser enterrado en el cementerio militar de Arlington, en las afueras de Washington, en una ceremonia “privada”, según el rotativo.

Una vida en la Nasa

Nacido el 18 de julio de 1921 en Ohio, John Herschel Glenn Jr. abandonó los estudios universitarios para combatir en la II Guerra Mundial como piloto de combate. Tras la Guerra de Corea, en la que también participó, se convirtió en piloto de pruebas. Ahí fue reclutado por la Nasa en 1959 para formar parte de los primeros siete astronautas estadounidenses de la historia, los conocidos como los “Mercury Seven”. El 20 de febrero de 1962, se convirtió en el primer estadounidense en orbitar la Tierra, a bordo de la cápsula Friendship 7. Fueron tres vueltas al globo en cuatro horas, 55 minutos y 23 segundos que le permitieron un suspiro de alivio a EE UU. Hasta entonces, la enemiga URSS llevaba la delantera en la carrera espacial. El viaje de Glenn propulsó a la Nasa, que sólo siete años más tarde pondría al primer hombre en la Luna.

“Como uno de los astronautas originales de la misión de la Nasa Mercury 7, el fascinante vuelo de Glenn a bordo de la Friendship 7 el 20 de febrero de 1962 unió a nuestra nación, puso a América al frente de la carrera espacial y le aseguró un espacio único en los anales de la historia”, afirmó en este sentido el jefe de la Nasa.

Tres décadas y media más tarde, en 1998, Glenn volvió a hacer historia al convertirse, a los 77 años, en el astronauta más viejo en volar al espacio. Su viaje le permitió a la Nasa estudiar el impacto del espacio en adultos mayores. En esa época Glenn ya contaba con otra longeva carrera, la política. Entró en el Capitolio en 1974 de mano del Partido Demócrata y fue reelegido hasta que se retiró de la política en 1999.