Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

Muere uno de los pacientes hospitalizados por un ensayo clínico en Francia

Por Agencias Lunes 18 de Enero del 2016

Compartir esta noticia
149
Visitas

Ayer falleció el hombre que se encontraba en estado de muerte cerebral por un estudio terapéutico en Francia, informó el Hospital Universitario de Rennes, en el que también están hospitalizados los otros cinco voluntarios afectados.

El estado de esas otras cinco personas, según indicó el centro médico en un comunicado recogido por los medios franceses, se mantiene estable.

Cuatro de ellas presentan problemas neurológicos cuya gravedad no ha sido especificada y la quinta no tiene síntomas pero fue ingresada por precaución, ya que pertenecía al mismo grupo de voluntarios.

Todos esos pacientes son hombres de entre 28 y 49 años, que participaron en un estudio efectuado por el laboratorio francés Biotrial para el grupo farmacéutico portugués Bial en busca de un medicamento para tratar problemas motores y de ansiedad ligados a enfermedades neurodegenerativas.

Lo ocurrido tuvo lugar en la primera fase de ese ensayo terapéutico que ha sido interrumpido, en la que se suministró a 90 voluntarios sanos la molécula BIA 10-2474, que no contenía cannabis ni extracto de éste, pese a lo afirmado en un primer momento en los medios.

Los afectados pertenecían al mismo grupo, recibieron la misma dosis, empezaron a tomar esa molécula el pasado 7 de enero y lo hicieron de forma repetida, a diferencia del resto de “cobayas” humanas.

Las otras 84 personas han sido contactadas y diez de ellas ya han sido sometidas a exámenes médicos complementarios, que según el hospital de Rennes no han detectado las “anomalías clínicas y radiológicas” observadas en los pacientes hospitalizados.

La Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento (ANSM) comenzó el viernes la inspección del lugar en el que se efectuaron los ensayos, mientras que la justicia gala ha abierto una investigación por “heridas involuntarias” cuya recuperación es superior a tres meses.

Agencias