Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Obama será el primer Presidente de Estados Unidos en visitar Hiroshima

Por Agencias Miércoles 11 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
69
Visitas

Barack Obama, en un gesto que puede definir el final de su Presidencia, viajará a final de mes a Hiro-shima, símbolo de la capacidad autodestructora de la humanidad. Será la primera visita de un Presidente de Estados Unidos en activo al lugar donde este país lanzó la primera bomba atómica, el 6 de agosto de 1945. Las bombas de Hiroshima y Nagasaki, tres días después, mataron a más de 200.000 personas. Obama no tiene previsto pedir perdón, pero sí reconocer el coste humano de la guerra y promover el objetivo de un mundo sin armas nucleares.
Obama aprovechará la reunión del G-7 en Ise-Shima (Japón) para visitar Hiroshima el 27 de mayo junto al Primer Ministro japonés, Shinzo Abe. En la visita, Obama “subrayará su compromiso continuando con la búsqueda de la paz y la seguridad de un mundo sin armas nucleares”, según un comunicado de la Casa Blanca.
El gesto de acudir a la ciudad donde Estados Unidos lanzó la bomba atómica rompe un tabú en la política exterior de EE.UU. El temor era que una visita de un presidente a Hiroshima diese pie a interpretar que se disculpaba. El ex Presidente Jimmy Carter, demócrata como Obama, visitó Hiroshima en 1984, tres años después de abandonar la Casa Blanca.
El anuncio de la visita de Obama llega tras semanas de debate en el gobierno sobre la conveniencia del viaje. Hace un mes, John Kerry dio un primer paso al convertirse en el primer secretario de Estado estadounidense en visitar la ciudad. Caroline Kennedy, embajadora en Tokio e hija del presidente con el que EE.UU. estuvo más cerca de una guerra nuclear con la Unión Soviética, también ha visitado la ciudad.
Obama buscará un equilibrio delicado: reconocer a las víctimas sin pedir perdón directamente por un bombardeo que, junto al de Nagasaki, llevó a la rendición de Japón y puso fin a la Segunda Guerra Mundial. Desde el fin de la guerra, EE.UU. es un estrecho aliado de Japón.
En su Presidencia, Obama ha multiplicado los gestos de humildad, la aceptación de que EE.UU. ha cometido errores y crímenes en el pasado. Esto ha llevado a algunos críticos de Obama a reprocharle que se dedique a pedir perdón a otros países en vez de defender sin matices el excepcionalismo americano, la idea de que éste es un país único, con una misión especial en la historia de la humanidad.

Agencias