Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba
Caso impactó en España

Padres dan a conocer dramática carta de niño de 11 años que se suicidó: “No aguanto ir al colegio”

Por Agencias Jueves 21 de Enero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
688
Visitas

El 14 de octubre del año pasado, la madre de Diego se asomó por la ventana del quinto piso y descubrió una sombra en el suelo: era su hijo de 11 años que acababa de tirarse.

En entrevista con el diario El Mundo de España, que recordó este caso que impactó al país ibérico, Carmen González aún recuerda el día en que su hijo decidió acabar con su vida: “Yo estaba levantada pero no me enteré de que se había movido de la habitación. Miré y vi las zapatillas en el suelo, con lo cual no pensé que él se había levantado. Entonces, me metí en la habitación, no le vi y le busqué como loca por toda la casa y vi, en el fondo de la cocina, la mampara abierta, me acerqué. Con la oscuridad vi su sombra, en el suelo. Vivimos en un quinto”.

El niño de 11 años había dejado un mensaje en la cornisa de la ventana, que decía: “Mirad en Lucho”. La madre contó que Lucho era su muñeco favorito desde bebé, y debajo de éste había una carta en la que decía las razones que lo llevaron a suicidarse.

“Papá, mamá, espero que algún día podáis odiarme un poquito menos. Yo no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir”, es una de las frases que escribió Diego.

En la carta se despide de su padre, madre, y abuelos. “Papá, tú me has enseñado a ser buena persona y a cumplir las promesas (…). Mamá, tú me has cuidado muchísimo y me has llevado a muchos sitios (…). Tata, tú has aguantado muchas cosas por mí y por papá (…). Abuelo, tú siempre has sido muy generoso conmigo y te has preocupado por mí”.

La carta termina con la siguiente frase: “Os echaré de menos y espero que un día podamos volver a vernos en el cielo. Bueno me despido para siempre, firmado Diego”.

Pese a que en la carta de Diego se indica su miedo a ir al colegio y que varios padres manifestaron que en el establecimiento había problemas de acoso, la Policía descartó que se tratara de un caso de “bullying” y la juez de Instrucción 1 de Leganés se dispone a archivar la causa.

“Sólo le pedimos a la magistrada que se ponga en nuestro lugar y que, al menos, investigue hasta el final”, manifestó Carmen. “En ese colegio están pasando cosas raras y, al menos, hay que investigarlo”, señaló su marido, Manuel.

En el colegio Nuestra Señora de los Angeles se negaron a hablar con El Mundo y remitieron a la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, que en su momento abrió una inspección que arrojó resultado negativo.

Cuando el cuerpo del niño estaba en la funeraria, un forense y unos policías fueron a tomarle muestras que pudieran conducir a abusos sexuales, “y sin embargo esas muestras no han sido analizadas jamás”, afirma Robinson Guerrero, el abogado de la familia.

El Mundo publicó el caso de María, una alumna del mismo colegio que intentó suicidarse ingiriendo 14 pastillas que la dejaron dos días en la Uci.

“Los profesores dejaban que otras niñas me pegaran porque decían que eso me haría más fuerte”, confesó la joven que ahora tiene 19 años.

“Hay un momento en el que crees que la vida es eso. Que tú eres así, débil. Que la gente es mala. Que no sólo es que haya unas niñas malas que te fastidian: es que los profesores lo permiten, e incluso participan, expresó María.

La joven que a los 14 años intentó acabar con su vida, denunció los hechos pero no logró una condena judicial. De hecho, el director del colegio declaró que la niña “manipulaba a sus padres” y que todo era normal en el establecimiento.

Niño expresaba su miedo

Carmen González recordó que su hijo le pedía constantemente no ir al colegio y que se manifestaba asustado cuando se acercaban al lugar donde está ubicado.

“No soportaba el colegio, la presión que tenía allí. En los últimos tiempos nada más que decía: ‘Mamita, yo no quiero ir al colegio’. Y yo le decía: ‘Pero hijo, si eres muy buen estudiante’. Y él: ‘Sí, pero no, no, no’. La madre recordó que hubo un incidente que la dejó preocupada: su hijo se había quedado afónico de repente, lo cual hizo que lo llevara al médico que le indicó que el niño había sufrido un impacto.

Carmen recuerda con una pena infinita lo que sucedió en el colegio el día anterior de la muerte de Diego. “El último día que le recogí en el colegio, el 13 de octubre, me decía: ‘¡Mamita corre, corre, corre! para salir pronto de allí, y yo le pregunté qué le había pasado, pero no quería contármelo”.

Carmen espera que la muerte de su hijo se investigue y que se tomen cartas en el asunto. “No sé cómo podré vivir a partir de ahora. Ni sé si lo conseguiré”, expresó la madre de Diego.