Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Presidente brasileño rompe el silencio sobre la masacre en Manaos y anuncia construcción de nuevas prisiones

Por Agencias Viernes 6 de Enero del 2017

Compartir esta noticia
57
Visitas

En su primer anuncio, Michel Temer dijo que se construirán cárceles en todos los estados del país y existirán centros especializados para criminales que hayan realizado delitos de alta gravedad.

El Presidente de Brasil, Michel Temer, habló por primera vez ayer jueves sobre la masacre que dejó a 56 presos muertos en una cárcel de Manaos y anunció la construcción de nuevas prisiones en todos los estados del país.

“Quiero solidarizarme en primer lugar con las familias que perdieron a sus presos en este accidente pavoroso que ocurrió en el presidio de Manaos”, afirmó al inicio de una reunión sobre seguridad nacional con varios de sus ministros.

“No es suficiente con realizar un diagnóstico de lo que ocurrió, es preciso actuar”, añadió Temer después de tres días de un silencio muy cuestionado por varios sectores brasileños.

Para solucionar el problema de la sobrepoblación carcelaria, el gobierno planifica la construcción de al menos una prisión en cada estado brasileño, además del Distrito Federal, con una inversión de 800 millones de reales (unos 250 millones de dólares).

Los nuevos centros dispondrán de dos edificios, para tener por separado a los presos encarcelados por delitos menores de los reos que cometieron actos criminales más peligrosos.

Para contener a los líderes de las bandas, el gobierno planea construir cinco prisiones federales de máxima seguridad, después de la masacre iniciada por una “venganza” entre dos facciones, pasando a ser la segunda peor matanza registrada en una cárcel brasileña.

Además, se instalarán sistemas para bloquear el uso de celulares en el “30% de las prisiones de todos los estados” para evitar que las bandas sigan dirigiendo sus operaciones desde los presidios.

La rebelión en el Complejo Penitenciario Anisio Jobim (Compaj) de Manaos, se desató el domingo por la tarde, tras un choque entre dos grupos criminales: el Primer Comando de la Capital (PCC), originario de Sao Paulo, y el grupo local Familia del Norte (FDN).

El motín fue contenido 15 horas después, dejando la mayor matanza cometida en una prisión de la Amazonia. Durante la confusión, 184 presos huyeron del centro de los cuales, 65 han sido recapturados hasta el momento.

Con 622.000 personas privadas de libertad, Brasil tiene la cuarta mayor población penal del mundo, por detrás de Estados Unidos, China y Rusia, según datos oficiales.

A nivel nacional, la tasa de ocupación de las prisiones es del 167% y un informe del Ministerio de Justicia estima que habría que aumentar las plazas en un 50% para solucionar el problema.

Más de un preso por día murió de forma violenta en las cárceles brasileñas durante 2016, según datos recogidos por la prensa local.

Agencias