Necrológicas
  • Saturnino Hijerra
  • Mauricio Alejandro Calisto Gebauer
  • Ivonne Velásquez Estrada

Presidente turco promete “cortar la cabeza de los traidores”

Por La Prensa Austral Domingo 16 de Julio del 2017

Compartir esta noticia
91
Visitas

El Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazó ayer con “cortar la cabeza” de los responsables del golpe de Estado fallido, ocurrido hace un año en ese país. Ese levantamiento es atribuido por el gobierno a la cofradía del predicador exiliado Fethullag Güle, según publicó Emol.

Durante la conmemoración del primer aniversario del golpe, Erdogan, a través de un discurso pronunciado ante una multitud en Estambul, mencionó a la Organización Terrorista Fethullah Gülen (Fetö), al proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), a la guerrilla kurda, y al Estado Islámico como cómplices la intentona por sacarlo del poder. “Sabemos quién está detrás de Fetö, PKK y el Estado Islámico. Lo primero que haremos es arrancar la cabeza a esos traidores”, manifestó el Presidente durante la ceremonia celebrada en un extremo del puente del Bósforo y transmitida en directo por la cadena NTV.

También reiteró su ya conocida postura a favor de la pena de muerte, abolida en Turquía en 2004, y aseguró que firmaría una enmienda constitucional para reintroducirla si el Parlamento la visa. Cabe recordar que el actual reparto de escaños en el hemiciclo, con dos partidos opositores firmemente opuestos a la pena capital, no permite aprobar la enmienda sin un referéndum, y además sería imposible aplicarla de forma retroactiva a los golpistas.

El Mandatario pronunció un discurso ferviente lleno de alusiones a la fe de los civiles que “se enfrentaron a los tanques sin armas, sólo con banderas en la mano”. “Su única arma era su fe, mientras que enfrente, los golpistas, no tenían fe”, dijo el Jefe de Estado, al recordar que “los que hacen la ‘yihad’ en nombre de su patria irán al paraíso”, citando versos del Corán.

“Dios, no nos dejes sin musulmanes”, citó Erdogan un conocido rezo, enalteciendo el valor de las 250 personas muertas en la asonada en el bando antigolpista, la gran mayoría civiles, aunque entre ellas también se hallaban 63 policías y tres soldados.