Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba
Encabezada por Presidente Hasan Rohani

Roma cubre sus estatuas desnudas para no molestar a la delegación iraní

Por Agencias Miércoles 27 de Enero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
135
Visitas

Ni vino en la mesa ni estatuas desnudas. El gobierno de Italia ha hecho todo lo posible para que nada perturbara la visita a Roma del Presidente iraní, Hasan Rohani, y de su multitudinario séquito —seis ministros y un centenar de empresarios rodeados de un imponente despliegue de seguridad—, sobre todo teniendo en cuenta los 17.000 millones de euros en contratos que firmaron el lunes por la noche.

La cita principal de ayer fue, en cambio, más espiritual. El Mandatario iraní visitó en el Vaticano al Papa Francisco, con quien —según el comunicado oficial— conversó durante 40 minutos de la lucha contra el terrorismo y el tráfico de armas. Tras el protocolario intercambio de regalos, Rohani pidió a Jorge Mario Bergoglio que rezara por él.

Pero la polémica se produjo el lunes por la tarde, cuando los asistentes al encuentro de Rohani con el Primer Ministro italiano, Matteo Renzi, se percataron de que muchas de las esculturas de los Museos Capitolinos habían sido escondidas tras cajones de madera blanca para evitar que los desnudos molestaran a la delegación iraní.

Ni el Ayuntamiento de la ciudad ni la jefatura del gobierno quiso develar de quién partió la iniciativa, pero, según sostuvo el diario Il Messaggero, fue la propia delegación iraní la que, días antes de la llegada del Presidente Rohani, pidió que se cubriesen las Venus desnudas y otras estatuas “por respeto a su cultura”. De ahí que, durante la firma de los acuerdos comerciales entre empresarios iraníes e italianos, una de las joyas arquitectónicas más imponentes de Roma —la plaza del Campidoglio fue remodelada según un diseño de Miguel Angel— terminara convertida en un vulgar almacén.

Ya había trascendido que ni en la recepción ofrecida por el Presidente de la República, Sergio Mattarella, ni en la cena oficial con Matteo Renzi se sirvió vino ni ninguna bebida alcohólica. Aunque algunos políticos de la Liga Norte protestaron ayer, alegando que eso de cubrir las estatuas era una “cosa de locos”, no parece que el gobierno italiano estuviese dispuesto a poner en peligro la firma de unos acuerdos que ayudarán a remendar la maltrecha economía italiana. De hecho, tampoco se tocó ni de pasada el espinoso asunto de los derechos humanos ni de la abolición de la pena de muerte, más allá de una vigilada concentración de protesta frente al Panteón.

La visita de Rohani a Italia —la primera a Europa de un Presidente iraní en 16 años— se cerrará hoy con una visita al Coliseo, donde no hay peligro de toparse con ningún Marco Aurelio montado a caballo ni ninguna Venus desnuda. Después, el Mandatario se dirigirá a París.