Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Bachelet en aniversario del fallecimiento del ex Presidente Frei: “No cejaremos ni un instante en aclarar las circunstancias de su muerte”

Por La Prensa Austral Viernes 22 de Enero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
358
Visitas

La Presidenta Michelle Bachelet expresó su solidaridad con la familia del ex Presidente Eduardo Frei Montalva y dijo: “No cejaremos un instante en aclarar las circunstancias de su muerte. Quiero, una vez más, reiterar mi compromiso personal en este sentido, y mi confianza en el trabajo de los Tribunales de Justicia”.
Aseveró que “Chile, la Familia Frei, la comunidad a la que pertenecemos y que nos nutre, necesitan verdad y necesitan justicia”.

En la Plaza de la Constitución, la Presidenta Bachelet asistió a la ceremonia de conmemoración del 34° aniversario del fallecimiento del ex Mandatario Frei Montalva.
En la ocasión, la máxima autoridad destacó la trayectoria del político democratacristiano e indicó: “Como el líder tenaz, sensato y firme que era, supo ponerse a la cabeza de las transformaciones que Chile necesitaba y las condujo con sabiduría, con perspicacia, con el conocimiento que había adquirido de nuestra democracia y de nuestro pueblo en los años de lucha política y de diálogo con todos los sectores que precedieron a su llegada a la Presidencia de la República”.

“Hoy, a casi 35 años de su prematura muerte, rescatamos no sólo al político que supo oponerse a la dictadura y pagó por ello con su vida, sino, en primer lugar, al líder valiente que entendió que Chile necesitaba reformas de fondo, cambios, y que ellas debían hacerse en democracia, desde luego, pero debían también conducirse con firmeza, con la certeza que posponer los cambios inevitables era una irresponsabilidad y una frivolidad”.
La Mandataria señaló que “porque las convicciones –y vaya si Eduardo Frei Montalva fue un hombre de convicciones– operan en dos sentidos diferentes: hacia afuera, irradian ese convencimiento que es necesario para persuadir a los demás; y hacia dentro, las convicciones operan como una brújula interna, que nos ayuda a mantener el rumbo, incluso cuando la tormenta emborrona y confunde el horizonte”.