Necrológicas
  • René Lopeteguis Trujillo
  • Luisa Mancilla Soto
  • Juan Mario Moreira Añazco
  • César Barrientos Cárdenas
  • Raúl Low Bórquez
  • Nancy Cofré Yévenes

CIDH acoge demanda contra el Estado de Chile por prohibir a ex monja lesbiana enseñar religión

Por Agencias Miércoles 13 de Enero del 2016

Compartir esta noticia
143
Visitas

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) admitió a trámite una demanda contra el Estado de Chile por prohibir a Sandra Pavez, una ex monja lesbiana, dar clases de religión en un colegio público debido a su orientación sexual.

“No puede ser que se haga callar a una persona que quiere hablar de Dios por tener una orientación sexual diferente. Lucharé hasta el final para que quede un precedente en la historia”, dijo Pavez durante su primera comparecencia ante los medios después de que hace unos meses se le comunicara la decisión de la CIDH.

En 2007, después de 22 años impartiendo clases de religión en una escuela pública de Santiago, Pavez recibió una llamada del obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González Errázuriz. Ese fue el inicio de una pesadilla.

“Me dijeron que se habían enterado que era lesbiana y me exigieron que dejara mi pareja y acudiera a un psiquiatra de la Iglesia Católica. Yo me negué y nunca más pude ingresar a un aula”, explicó la ex religiosa. La iglesia se valió de un decreto creado en 1984 durante la dictadura militar, según el cual la institución católica tiene la potestad para decidir quien es ‘idóneo’ para impartir clases de religión. Ser homosexual no es la única característica que según la Iglesia Católica chilena es incompatible con el ejercicio de la docencia en la educación religiosa, pues también lo serían ser madre soltera o estar divorciado.

“Es inaceptable que el Estado de Chile le otorgue herramientas a la jerarquía católica para definir quién es idóneo para impartir clases de religión en colegios públicos”, criticó el líder del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), Rolando Jiménez.

La organización interpuso en 2008 la demanda a la CIDH contra Chile por lo que considera un “contubernio” entre la institución religiosa y el Estado chileno. El pasado 21 de julio de 2015 la Comisión acogió a trámite la demanda tras considerar que la actuación del Estado de Chile vulneró distintos artículos de la Convención Interamericana como la no injerencia en la vida privada y la igualdad ante la ley.

Tras la admisión a trámite de la demanda, el camino más fácil para Chile es iniciar una salida amistosa en la que se “derogara el artículo 924 y se ofrecieran disculpas y reparaciones a Sandra”, señaló. De lo contrario, el proceso seguirá adelante en la Comisión y la Corte emitirá una condena por vulneración de derechos fundamentales.