Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Cinco senadores PS pidieron a Bachelet mantener jubilaciones privilegiadas de Gendarmería

Por Agencias Viernes 8 de Julio del 2016

Compartir esta noticia
211
Visitas

“Es irritante la desigualdad en las condiciones para jubilar entre la gran mayoría de los chilenos, que cotizan en un sistema de capitalización individual como las AFP, en comparación con quienes han cotizado en un sistema de reparto, en especial aquellos establecidos para el personal de las FF.AA y de Orden”.
El texto es parte de la dura declaración pública presentada por la bancada de senadores socialistas el pasado miércoles, que apostaron por rayar la cancha al diputado socialista Osvaldo Andrade por la abultada pensión de su esposa, la periodista Myriam Olate, que a partir de septiembre de 2015 recibe una jubilación de la institución por más de 5 millones de pesos ($5.214.000).
Los senadores fueron enfáticos en su comunicado y recalcaron la importancia de revisar este tipo de asignaciones, aunque se encuentren dentro de la legalidad. “Es relevante la revisión de todas aquellas normas que puedan generar abusos o excesos, aunque sean legales, que no se condicen con la realidad general del país o del sector público. Nos parece que una pensión de $5.000.000, pagada por el Estado, no se corresponde a la actual situación del país”, afirmaron.
Poco más de dos semanas antes, el 21 de junio, cinco de los seis senadores socialistas firmaban un proyecto de acuerdo de la Cámara Alta que iba en la dirección contraria a estas declaraciones.
El 9 de junio pasado, la Contraloría General de la República emitía un dictamen que fijaba un tope imponible para los funcionarios de Gendarmería, de no más de 60 UF (poco más de $ 1,5 millones).
La resolución marcaba un freno a las abultadas pensiones que bajo diversas fórmulas lograron una serie de funcionarios de la institución, lo que se ha ido conociendo a través de diversos medios y ha puesto bajo la lupa los movimientos de Gendarmería. La situación se vio coronada por la revelación esta semana de que la esposa de Andrade había obtenido una jugosa pensión tras jubilarse el año pasado.
Cinco días después del dictamen, el 14 de junio, ingresó un proyecto de acuerdo que solicitaba a la Presidenta Michelle Bachelet el envío de un proyecto de ley interpretativo de la ley Nº 19.195, que adscribe al personal que indica de Gendarmería de Chile al régimen previsional de la Dirección de Previsión de Carabineros (Dipreca), “que permita a los funcionarios de Gendarmería de Chile acceder a una pensión de retiro sin tope imponible”.
Los senadores PS Isabel Allende, Juan Pablo Letelier, Carlos Montes, Rabindranath Quinteros y Fulvio Rossi, adhirieron a este proyecto junto a un grupo transversal de senadores: 27 en total.
Además de los cinco socialistas, adhirieron Carolina Goic (DC), Adriana Muñoz (PPD), Jacqueline van Rysselberghe (Udi), Ena von Baer (Udi), Andrés Allamand (RN), Carlos Bianchi (Ind), Francisco Chahuán (RN), Juan Antonio Coloma (Udi), Alberto Espina (RN), Alejandro García Huidobro (Udi), José García Ruminot (RN), Alejandro Guillier (Independiente), Antonio Horvath (Ind), Ricardo Lagos Weber (PPD), Hernán Larraín (Udi), Manuel Antonio Matta (DC), Alejandro Navarro (Mas), Manuel José Ossandón (RN), Víctor Pérez (Udi), Baldo Prokurica (RN), Eugenio Tuma (PPD) y Patricio Walker (DC).
En medio de la tramitación del proyecto de acuerdo, se hacía pública la solicitud de un subdirector de Gendarmería a la Dirección de Previsión de Carabineros (Dipreca), para jubilarse con una pensión similar a la cónyuge de Andrade, que en ese tiempo no había salido aún a la luz. Una maniobra similar intentaban otros tres coroneles.
Entre los argumentos esgrimidos por la solicitud enviada a la Mandataria, se señala que el dictamen de Contraloría “pasa por alto que aquellos servidores están sujetos a un sistema especial previsional establecido en el DFL 2 de 1968, al que se adscriben por disposición de la Ley Nº 19.195, por lo que debería aplicárseles este tope imponible contenido en el oficio de ese origen”.
Sobre este acuerdo, el subjefe de la bancada PS, Rabindranath Quinteros, señaló que “fue un error gravísimo y hay que pagar las consecuencias no más”.
El parlamentario aseguró a El Mostrador que lamenta “profundamente haberlo firmado. Lo que nos dijeron y por la experiencia se sabe que los sueldos de Gendarmería son bajos. Pero nunca nos imaginamos que podían haber pensiones de esta naturaleza”.
El parlamentario agregó que “desgraciadamente por solidarizar cometimos un error gravísimo. Lo llevó un senador que no recuerdo quién era, pero no era del partido”. Además, detalla “fueron varios oficiales de Gendarmería al Parlamento a pedir esto. Yo firmé en sala, no me he reunido con los gendarmes”.
Con respecto a que un tope de 60 UF implica una pensión de más de un millón y medio de pesos -un monto sideralmente mayor al que reciben como pensiones los jubilados de las AFP- Quinteros señaló que “ojalá las pensiones fueran bastante superiores”.
Agencias