Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Comité de ministros ignora argumentos de organizaciones ciudadanas y aprueba represa en río Cuervo

Por Agencias Martes 19 de Enero del 2016

Compartir esta noticia
194
Visitas

El Comité de ministros encabezado por el titular de Medio Ambiente, Pablo Badenier, y que está conformado por los secretarios de Estado de Energía, Minería, Economía, Salud y Agricultura resolvió ayer mantener la Resolución de Calificación Ambiental, que resultó favorable para la construcción de la “Central Hidroeléctrica Cuervo”, en la Región de Aysén.
El proyecto considera dos presas en el río Cuervo, y una capacidad instalada de generación de 640 MW para suministrar al Sistema Interconectado Central. Estos embalses se ubicarán a 46 kilómetros de Puerto Aysén y las obras de construcción tendrán una duración de cinco años, con una inversión de US$ 733 millones.
La decisión del Comité de ministros se adoptó tras analizar los 11 recursos de reclamación presentados por particulares y organizaciones ciudadanas, que buscaban impugnar la Resolución de Calificación Ambiental entregada al proyecto por la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Aysén, el 16 de septiembre de 2013.
Los recursos de reclamación presentados apuntaban a materias de hidrología, flora y fauna de ecosistemas terrestres y acuáticos, medio humano, paisaje y turismo, riesgo y normativa ambiental aplicable, entre otros.
Sin embargo, la comisión de ministros sólo acogió una parte de los reclamos, relacionados con fauna terrestre y riesgo. Respecto de esta última, determinó que se deberá complementar el Plan de Monitoreo de Alerta Temprana con el desarrollo de un Protocolo de Acción, para la generación y análisis de información adicional asociada al llenado y operación de embalse el cual deberá ser revisado y aprobado por el Sernageomin antes de iniciarse el llenado del embalse proyectado.
Molestia en organizaciones ciudadanas
La decisión del Comité de ministros fue rechazada por agrupaciones ciudadanas y medioambientales. Esto porque en primer lugar, el proyecto se ubicaría en las cercanías de una falla geológica y rodeada de volcanes, por lo que la iniciativa no sólo es peligrosa para la población sino de alto impacto para la biodiversidad de la Patagonia donde se emplazarían las represas.
Las organizaciones agrupadas en la Coalición de Defensa de la Patagonia (CDP) aseguraron que recurrirán a los tribunales ambientales. “Represa Cuervo es ilegal y lo demostraremos en tribunales ambientales”, dijeron en un comunicado.
Aunque aclararon que los plazos para las impugnaciones comenzarán una vez que se emita la resolución y sean notificados los ciudadanos y organizaciones que presentaron reclamaciones, indicaron que está claro que el gobierno dio su respaldo a un proyecto que no solamente es peligroso para la población, sino de alto impacto para la biodiversidad de la Patagonia, contemplando incluso la desaparición de dos de los más prístinos lagos del país: el Yulton y el Meullín.
“La evaluación del estudio de esta central hidroeléctrica ha sido hasta hoy un traje a la medida del titular, ignorando por completo el bienestar y la opinión de los ciudadanos de Aysén a quienes se obliga, en definitiva, a soportar un riesgo excesivo que este proyecto introduce. Además de que existe una deficiente evaluación de las variables geológica y sísmica, se ha incumplido con el Convenio 169 de la OIT, se ha tramitado de forma irregular con servicios que no se pronunciaron y se han dejado sin evaluación impactos de gran importancia” señaló el abogado de la ONG FIMA, Diego Lillo, organización que patrocina las reclamaciones de la ciudadanía y las organizaciones.
Más enfático fue el coordinador de la Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida, Peter Hartmann, quien expresó que la resolución del gobierno es una “burla”, porque “tomar una decisión sobre un embalse de 13 mil hectáreas en una zona de alto riesgo como es la falla Liquiñe-Ofqui, rodeada de volcanes (…) es una irresponsabilidad”, aseguró.
Consultados por El Mostrador, otros representantes de agrupaciones ambientales sustentaron su rechazo al proyecto. El presidente de la Corporación Privada para el Desarrollo de Aysén, Patricio Segura, recalcó que “teníamos claro que, al final, nos veríamos en tribunales ambientales.  Lo que sí hay que recordar es que la lucha por una Patagonia sin represas, por una Aysén Reserva de Vida, no es para a que este tipo de proyectos no se aprueben sino para que no se concreten. Lo de hoy (ayer) sólo fue un mal paso, pero sólo eso”.
En tanto, el director de Greenpeace Chile, Matías Asún, indicó que “el rechazo a esta iniciativa es transversal y es importante que se conozcan las razones: estamos hablando de una represa gigantesca que sería construida sobre una falla geológica. Es una pésima idea por donde se la mire. Chile, además, tiene alternativas para producir energía limpia, con bajo impacto ambiental, sin inundar esta cantidad de territorios”.
A su vez, el presidente de Ecosistemas, Juan Pablo Orrego, expresó que lo ocurrido es “otra decisión totalmente equivocada que sólo podemos entender como un guiño a las grandes corporaciones transnacionales respecto a que Chile sigue abierto a riesgosas aventuras financieras. Claramente, lo que buscan el gobierno y las empresas es abrir la Patagonia chilena al desarrollo industrial, como no pudieron con HidroAysén ahora lo intentan con río Cuervo.  Esto, en circunstancias que Chile podría abastecerse en un 100% de energías renovables”.
Desde Puerto Aysén, el presidente de la Agrupación Wallmapu Hugo Díaz, cuestionó al gobierno de Michelle Bachelet “por entregar una comunidad a la voracidad de una empresa trasnacional minera, permitiendo que levanten un embalse de 13 mil hectáreas sobre nuestras familias. Bachelet y Puerto Aysén tienen una historia negra en materia de sismos y terremotos, y al parecer ella no aprendió nada”, criticó.