Necrológicas
  • Julia María Villarroel Mansilla
  • Luis Lepicheo Alvarez
  • Betty Guillermina Laubscher Dunker
  • Alicia Eliana Galinou Desimoni

Garay no se opuso a prisión preventiva y tribunal decreta su ingreso al anexo cárcel Capitán Yáber

Por Agencias Viernes 17 de Marzo del 2017

Compartir esta noticia
237
Visitas

Sorpresa generó entre todos los intervinientes la decisión de Rafael Garay de aceptar la prisión preventiva solicitada en su contra por la Fiscalía Centro Norte y los querellantes. Ello, porque una vez conocidos los hechos por los cuales el Ministerio Público lo persigue penalmente, la defensa del falso economista, encabezada por el abogado García de la Pastora, informó que no se opondrá al requerimiento por instrucción de su cliente.

De esta manera, el profesional esperará privado de libertad el juicio por supuestas estafas que bordean los $1.800 millones. A pesar de la no oposición, el fiscal José Morales debió argumentar la necesidad de cautela, basando sus fundamentos en la reiteración de los delitos y el peligro se fuga que existe, ya que Garay habría simulado padecer cáncer para justificar su salida del país con la intención de no regresar.

En este escenario, el Tercer Juzgado de Garantía de Santiago decretó su ingreso a prisión estimando, además, que en esta etapa procesal existen antecedentes suficientes para establecer su participación en delitos de estafa.

Hechos de la Fiscalía

Según los hechos atribuidos por el Ministerio Público, el imputado a través de engaños, habría logrado defraudar a 36 personas, a quienes convenció para que invirtieran sus fondos en su empresa Think & Co. comprometiendo una rentabilidad mínima anual del 18%.

Asimismo, la Fiscalía expuso que la firma del falso economista si bien se constituyó legalmente en 2008, desde 2011 sólo sirvió para aparentar y realizar contratos simulados, ya que no registra movimientos desde entonces.

De esta manera, sostuvo el engaño hasta junio de 2016, cuando a través de un correo electrónico informó a sus inversionistas el cierre de las operaciones de su firma debido al cáncer terminal que lo afectaba.

De acuerdo a los antecedentes que sustentaron la formalización de Garay, los mismos que fueron detallados en la primera audiencia del caso, en ausencia del imputado, el falso economista pactó contratos falsos con sus víctimas, retribuyéndoles en principio las ganancias comprometidas para convencerlos del éxito de su inversiones en mercados asiáticos.

Asimismo, decía mantener oficinas en Hong Kong para respaldar su negocio, el cual -según aseguraba- estaba regulado y sometido a la supervisión de la Superintendencia.

Agencias