Necrológicas
  • Francisco Cárdenas Oyarzún
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • María Eugenia González Hernández
  • Juan Humberto Mellado Candia

La historia del cabo que gastó más de dos mil millones en el Monticello

Por Agencias Lunes 24 de Agosto del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
8.831
Visitas

Fue hace tan poco y el cabo Juan Carlos Cruz parece no recordar nada. En menos de seis años gastó 2.368 millones de pesos en el casino Monticello y ante el comisario Guillermo Castro de la Brigada Investigadora de Delitos Económicos, algo nervioso y desmemoriado, solo atinó a responder: “Le perdí sentido al dinero”.

En su declaración, realizada a mediados de abril de este año, Cruz reconoció que comenzó a visitar el casino el año 2008, apostando entre 50 y 100 mil pesos. Un informe de la casa de juegos, entregado a la Fiscalía Militar, sin embargo, asegura que los montos fueron aumentando de manera exponencial con los años.

Sólo entre julio y octubre de 2013, el cabo Cruz, funcionario del Departamento de Planificación Financiera del Ejército, con un sueldo en ese entonces de 560 mil pesos, gastó más de 637 millones de pesos en el casino.

La evidencia ablandó a Cruz al ser interrogado por la policía civil. Aunque afirmó que no podía dimensionar la totalidad de sus gastos, reconoció que cuando asistía a apostar en los tragamonedas desembolsaba entre 500 mil y 60 millones de pesos.

Cruz, sin embargo, no entró en mayores detalles. Aseguró en sus declaraciones que el dinero jugado en el casino provino de su sueldo, de una distribuidora de gas de su propiedad, de la venta de automóviles y del cupo de sus tarjetas de crédito. “Perdí la dimensión de la cantidad de dinero que aposté”, resumió.

Cuando le preguntaron si los dineros utilizados en el casino provenían de la ley Reservada del Cobre respondió que no. Aseguró que solo se quedó con 15 millones de una comisión pagada por las facturas del proveedor Francisco Huincahue, dueño de la empresa Frasim.

En el Monticello reconocieron que debido a los altos montos apostados en el casino, le otorgaron el estatus de cliente Platinum y que en el año 2013 le regalaron ocho noches de cortesía para él y una acompañante.

Cruz admitió a la justicia que en el casino contaba con el beneficio de estacionamiento liberado, comida gratis en el restorán Capataz e incluso acceso a una dispensadora. “Podía servirme una bebida gratis”, detalló.

El militar siempre acudía al casino con su pareja, Elizabeth Vega, quien también gastó grandes sumas de dinero en el Monticello. Según registros de la empresa, la mujer desembolsó 368 millones de pesos. Ambos, entre el año 2008 y 2014, gastaron 2.736 millones de pesos, equivalente a la dieta de 270 parlamentarios.

Pero no todo fue despilfarro. En el año 2013, el cabo Cruz acudió 127 días al casino y obtuvo también millonarios premios. En junio, por ejemplo, ganó 36 millones en el tragamonedas, en una sola noche.

Fue tanta su felicidad que luego de cobrar el millonario premio con un cheque del Banco Itau, partió a celebrar al Club Hípico de Santiago. Allí almorzó con sus amigos del Comando de Apoyo a la Fuerza del Ejército, el equipo que revisaba los pagos con los fondos provenientes de la Ley Reservada del Cobre.

Aquella vez, según comentó el mismo Cruz en su declaración, pasó casualmente por el lugar el Coronel Carlos Palacios y fue testigo de los festejos con pisco sour en el casino. El cabo, en medio de la celebración, le comentó a su superior que usaría el dinero para pagar su casa y cambiar su auto.

 

“Bien enchulá”

 

Juan Carlos Cruz Valverde se crío en Curacautín. Allá creció junto a su abuela materna, Corina, y otros dos primos, luego que sus padres se separaron. Su madre, que trabajaba en Santiago, solía visitarlo los fines de semana y su padre dejó de verlo cuando era niño.

Sus familiares lo recuerdan como una persona “tranquila, respetuosa, quitada de bulla”. Nada hacía presagiar, entonces, que el futuro de Juan Carlos estuviera en el Ejército. A los 18 años, sin embargo, decidió ingresar a las fuerzas armadas.

Luego del proceso de instrucción, se especializó en finanzas e ingresó al Departamento de Planificación Financiera del Ejército. En su hoja de vida hay varias felicitaciones donde destacan sus habilidades. En diciembre de 2008 un superior valora su excelente desempeño en la elaboración del “informe de saldos de los decretos supremos de la ley del cobre”.

“Es felicitado por su grado de interés y dedicación en sus labores administrativas (…) manteniendo un permanente control de los recursos y asesorías en las áreas propias de su competencia”, destacaron sus superiores al año siguiente.

No está claro cuando Cruz conoció a Elizabeth Vega, su pareja, pero sí que con ella formó una familia luego del nacimiento de su primer hijo. Juntos compraron una vivienda en un condominio de San Bernardo y el cabo Cruz se mantuvo en el domicilio hasta antes de ser detenido.

Su familia más cercana, transmitió desde entonces, que el cabo del Ejército había sido trasladado a Coyhaique. “Supimos que estaba arreglando un problema que tenía, que estaba castigado, que lo habían mandado para allá y que regresaría en un año más”, recuerda un familiar.

Fueron pocos los que sospecharon de los pasos de Cruz. Salvo sus extravagantes gastos en el casino, lo único que llamaba la atención eran sus autos y los viajes que realizó al extranjero. Entre el 14 y el 22 de febrero de 2013 vacacionó en México. Al verano siguiente en Cuba, con toda la familia, sin restricciones, como quedó consignado en el expediente judicial.

Respecto al financiamiento de los siete millones que le costó este último viaje sostuvo que lo hizo con cheques facilitados por Danilo Alarcón, un compañero de trabajo en la Dirección de Finanzas del Ejército.
Otro aspecto no menos llamativo es que, según detalla un cercano, habría costeado algunas operaciones a su pareja. “Le arregló la nariz y le puso pechugas, la enchuló bien enchulá”.

Pese al nivel de gastos del cabo Cruz, el dinero por la pensión alimenticia de su segunda hija, fruto de una relación pasajera con una familiar de un primo, no se vio alterado. “No dejó de mandar las 100 lucas de siempre”, cuentan.

 

El cojo y el barco
El mismo año en que Cruz gastó más de mil millones de pesos en el casino, el 2013, el teniente coronel Gerardo Ruiz firmó un informe en que catalogó al cabo con un destacado 6,05. “Clase serio, deferente”, escribió el oficial. “Debe mejorar la responsabilidad”, matizó luego.

El desborde del suboficial, al parecer, aún no era detectado por parte de alguno de sus superiores. Otros, sin embargo, pareciera que estaban al tanto de las andanzas del cabo del Ejército. Al menos así lo indica algunos de los whatsapp requisados del celular de Cruz. “Sólo te pido que me cuides la espalda”, escribió en 2014 a un compañero de trabajo que identificó en su teléfono como el sargento Meléndez.

Ese mismo año, según la declaración judicial del coronel Clovis Montero, el otro detenido en el caso, el cabo Cruz comenzó a preocuparse del rumbo que tomaban las cosas. El 31 de marzo, según el oficial, recibió varias llamadas telefónicas de Cruz cuando participaba en una reunión de directorio en el Club Providencia. Al rato habría llegado el cabo, comentándole que “se había destapado el caso de las facturas”.

Al explicar el inicio de las defraudaciones, Montero aseguró a la Justicia que Cruz le indicó que los fondos defraudados eran para el jefe de la División de Mantenimiento del Ejército, el general Héctor Ureta. El general y Cruz desmienten esta versión.

No obstante, tras ser descubierta la operación, Montero contactó al dueño de Frasim, Francisco Huincahue, y le pidió que devolviera el último pago efectuado, correspondiente a 53 millones de pesos. Huincahue devolvió el monto en un vale vista a Montero y este se lo entregó al tesorero del Ejército, el coronel Samuel Poblete, en los estacionamientos del edificio Bicentenario.

“Uff, con el poto a dos manos Pitroko, no sé qué va a pasar”, escribió Juan Carlos Cruz a un colega a través de whatsapp en mayo de 2014.

Cuatro meses antes, también a través de mensaje de texto, Cruz dejó otra evidencia en un mensaje a otro compañero. “Oye weas llama al cojo para que te traiga hoy el barco”. Al ser consultado por el sentido del texto, Cruz explicó a la PDI que “el cojo” era Montero y “el barco” un encargo. No entró en mayores detalles.

Durante la investigación, Cruz reveló algunas fallas en el sistema de finanzas del Ejército. Dijo que en su unidad la consulta de proveedores del Ejército estaba disponible en una plataforma de libre acceso, al momento de aprobar el pago de una factura, pero que el equipo que permitía ingresar a internet era lento, por lo que la gente no verificaba los datos.

Además, aseguró que el general Salas habría ordenado a los funcionarios del Comando de Apoyo a la Fuerza no revisar las facturas sino “solamente devengarlas y tramitarlas a Tesorería”. Este relato es respaldado judicialmente por otros miembros del CAF, el órgano encargado de aprobar administrativamente los gastos con fondos reservados del cobre.

Las preguntas, entonces, resultan evidentes: ¿Los controles del Ejército fallaron sistemáticamente o el cabo Cruz pertenecía a una red más amplía de corrupción que ignoró las evidencias? ¿Cómo a nadie se le ocurrió que era difícil que un suboficial con ese salario pudiera acudir casi a diario al casino o comprarse un caballo fina sangre?

Las razones para sospechar son muchas. De hecho, el militar sigue teniendo regalías al interior de su institución, pese a todas las pruebas en su contra, incluida su propia confesión en el caso. Por ejemplo, el cabo logró ahora que sus superiores lo autorizaran a instalar un pequeño gimnasio en la cabaña prisión donde espera el resultado del proceso en su contra que encabeza la fiscal Paola Jofré en la VI Fiscalía Militar.

Gracias a este beneficio, el uniformado combate el tedio y el sobrepeso con una trotadora, una elíptica y una máquina de ejercicio multiuso. Allí corre y comparte con sus compañeros en la exclusiva cárcel precordillerana. Solo mantiene distancias con el coronel Clovis Montero, con quien lo separan hondas diferencias, además de versiones encontradas ante la Justicia Militar. Pese a estar ubicados en el mismo recinto, no cruzan palabras.

La caída
No todo fue derroche en la vida de Cruz. Los últimos días, antes de ser detenido, fueron bastante febriles y cargados de angustia. Los intercambios de whatsapp con su pareja fueron elocuentes.

“Necesitamos dinero”, le escribió Elizabeth Vega en mayo de 2014. “Necesitamos vender los autos rápido”, le respondió Cruz más tarde.

Cuesta creer que el infinito derroche de la pareja terminara en una angustia económica sin resolver. Pero todo indica que así fue.

“Así son las vueltas de la vida”, escribió incluso el militar a su pareja cuando las salidas se cerraban. “Así, no más”, le respondió ella por mensajería.

El cabo Cruz, a escasas semanas de irse a la capacha, resentía cada vez más seguido que ya no tenía ni siquiera efectivo. Atrás quedaron las noches en el Monticello, las comidas en el Club Hípico y los viajes con su pareja a Cuba. Cruz, aunque parezca increíble, apenas disponía de algunos pesos para desplazarse por la ciudad.
“Después de ser cabeza de león, ahora soy cola de ratón”, se lamentaba.

A tanto llegó su desesperación que hasta le pidió plata a uno de sus jefes. “Puta, jefe, perdón que lo moleste pero no me puede adelantar algo, lo necesito de verdad, hoy fui donde mi abogado y le pasé todo mi sueldo. Imagínese me quedé con 20 lucas, por fa jefe lo que pueda”, escribió el 20 de mayo.

Días después, con los primeros informes judiciales en marcha, las preocupaciones surgieron más nítidas.
“Quisiera a veces que fueras distinto y no me decepcionaras tanto”, le escribió Elizabeth Vega.

“Yo trato de cambiar, de verdad que trato, y te doy gracias por apoyarme y quererme aunque sea tan condoro”, le respondió Cruz. Los intercambios no paran. La desesperación se hace insostenible. Cruz le escribe Elizabeth unos días antes de ser detenido: “Sólo le pido a diosito que esta weá termine pronto”.

 

Fuente: The Clinic