Necrológicas
  • Mirta Yanet Andrade Márquez
  • Juanita María Vukovic Boskovic
  • Vanessa Alajendra Vera Díaz
  • Juan Humberto Mellado Candia

Ministra de la Corte Suprema nombrada por Bachelet aparece involucrada en el Caso “Masacre de Laja”

Por Agencias Viernes 21 de Agosto del 2015

Compartir esta noticia
444
Visitas

La llamada “Masacre de Laja” ocurrió a una semana del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. Un grupo de carabineros asesinó a 19 trabajadores pertenecientes a la empresa de Ferrocarriles del Estado y a la Papelera, provenientes de las localidades de Laja y San Rosendo.

La ministra de la Corte Suprema Rosa Egnem, asumió su cargo a fines de 2009 y ese año los titulares apuntaban a que era la sexta mujer que ocupaba ese puesto, además que cuatro meses antes había sido propuesta por la misma Presidenta Michelle Bachelet, en su primer mandato, moción que fue apoyada por los parlamentarios de la entonces Alianza.

“La Presidenta de la República me ha instruido para comunicar al Parlamento su decisión de proponer a la ministra de la Corte de Apelaciones de San Miguel, Rosa Egnem, quien además ha desarrollado una destacada labor docente en el perfeccionamiento de los magistrados en el Instituto de Estudios Judiciales, especialmente en materias de derecho Comercial”, dijo el ministro de Justicia de la época, Carlos Maldonado.

“Nos parece una persona idónea, de alta calidad profesional con una destacada trayectoria judicial, esperamos y confiamos que contará con un amplio respaldo en el Senado de la República para poder integrar la Corte Suprema próximamente”, expresó al hacer pública la elección de Michelle Bachelet.

Alteración de
registros judiciales

La misma ministra es salpicada por el caso conocido como “Masacre de Laja”, el que ocurrió a una semana del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. Entonces un piquete de carabineros asesinó a 19 trabajadores pertenecientes a la empresa de Ferrocarriles del Estado y a la Papelera, provenientes de las localidades de Laja y San Rosendo.

Según el capítulo del programa “En la Mira” de Chilevisión, los familiares de los ejecutados políticos denuncian que Egnem, quien era secretaria de la magistrada Corina Mera, del Juzgado de Yumbel, guardó el parte por inhumación ilegal -que había sido entregado por el comisario de Yumbel, Héctor Rivera- en la caja fuerte del Juzgado e incluso posteriormente lo borró, alterando registros judiciales, esto en calidad de jueza (s), debido a que Mera estaba con licencia médica.

En su declaración ante ministro José Martínez, en 1978, Rosa Egnem indicó que: “la señorita Mera volvió a sus funciones y lo primero que hice fue entregarle el parte…, pero me dijo ‘déjelo no más en la caja de fondos y no lo saque de allí’. Pero en el intertanto yo había ingresado, sin consultarle, en el libro de ingreso, ese parte, y cuando ella me ordenó que lo dejara guardado, le conté que lo había ingresado… Me dijo ‘¿qué va a pasar cuando pidan (desde la Corte de Apelaciones de Concepción) cuenta del estado de la causa?’. Yo me asusté y lo borré del libro de ingreso…, pero recuerdo también que después volví a colocar en el mismo lugar en el cual había borrado, el mismo ingreso…, pues me arrepentí de haberlo borrado antes…”.

Dicho acto impidió conocer antes la verdad sobre esos crímenes, por lo que la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos de Laja-San Rosendo demandó la renuncia de Egnem, quien no ha sido citada a declarar por el ministro de la Corte de Apelaciones de Concepción, Carlos Aldana, que reabrió el caso en 2011.

Juica: “No
conozco la causa”

La Corte Suprema ha decidido no responder directamente a este emplazamiento, pero sí recordó la declaración del 7 de agosto pasado, del ministro Milton Juica, quien al ser consultado específicamente sobre el caso denominado Laja-San Rosendo, dijo que: “Tengo conocimiento incidental, porque no conozco la causa. Pero de ese terrible suceso en que 19 personas fueron fusiladas, se hizo una investigación por un ministro de la Corte de Apelaciones de Concepción que tuvo la virtud de recuperar los cadáveres, hacer todas las pericias correspondientes y avanzó bastante en esta materia hasta que terminó siendo absorbida la causa por la justicia militar, sobreseída y amnistiada”.

Agregó que eso duró “hasta que se reabrió por querellas hace algunos años, en los que quedó en manos del ministro Aldana (…). En la época en que ocurrieron los hechos, algunos jueces a lo mejor no tuvieron la convicción o la fuerza suficiente para conocer de los casos, pero en lo que se refiere a la jueza de ese tribunal (de Yumbel) se aplicó por estos hechos una sanción disciplinaria, y a la secretaria de esa época, que es la actual ministra, en una primera instancia, se le aplicó también una sanción que la Corte Suprema dejó sin efecto, y ella no recibió sanciones de carácter disciplinario, como sí lo recibió la jueza que era la responsable de ese tribunal. De tal manera que hubo una investigación respecto de esa cuestión”.

La sanción a la ministra Egnem fue dictada por la Corte de Apelaciones de Concepción en 1978, la que posteriormente, al ser revisada por la Corte Suprema, fue revocada ese mismo año.

Investigación compromete a empresa con crímenes de trabajadores en 1973

Se conoce como “Masacre de Laja”. Ocurrió a una semana del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. Entonces un piquete de carabineros asesinó a 19 personas pertenecientes a las localidades de Laja y San Rosendo.

El hecho, que se mantuvo bajo un manto de silencio por más de cuatro décadas, actualmente tiene a más de 10 procesados y revela la colusión entre policías, empresa privada, justicia y gobierno para la comisión y encubrimiento de un delito de lesa humanidad.

En el programa “En la Mira” de Chilevisión, Samuel Vidal, ex carabinero mencionado en el proceso, rompió el pacto de silencio.

“Yo, por primera vez voy a dar una entrevista, voy a contar mi verdad. Para el año 1973, yo prestaba servicio para la Tenencia Laja, tenía como 22 años (…). A veces hacíamos guardia o salíamos de acompañante de un superior. Para el golpe de Estado me fueron a buscar a mi domicilio”, señaló el ex uniformado.

“Nos hicieron hacer un juramento de que no podíamos decirle a nadie esto. Había dos civiles y éramos 13 carabineros. Nos dijeron que el que rompía el pacto de silencio iba a tener problemas la familia o uno”, agregó.

“Sentí pena, amargura y pensé por qué yo estaba metido en esto. Yo entré por vocación a Carabineros y no para ser asesino. A los familiares les pido perdón. Acataré lo que la justicia diga”, dijo Vidal.

Además el reportaje contó con el testimonio de Sebastián Cifuentes, un ex camionero, que en esos días buscaba leña en un bosque cercano al lugar donde fueron asesinados los trabajadores.