Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos

Muere en Chile Margot Honecker, esposa del líder de la ex RDA

Por Agencias Sábado 7 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
189
Visitas

Ayer en la tarde falleció en Santiago Margot Honecker, esposa de Erich Honecker, el líder de la desaparecida República Democrática Alemana entre 1973 y 1989, y quien residió desde 1992 en la comuna de La Reina.
La mujer, de 89 años, ejerció como ministra de Educación durante el régimen comunista que encabezó su marido, el cual recibió a varios chilenos exiliados después del golpe militar de Augusto Pinochet. De hecho, su hija Sonja se casó con un chileno.
Luego de que ambos fuesen acusados por violaciones a los derechos humanos, y por la represión de quienes intentaron cruzar el muro de Berlín para huir a la Alemania capitalista, escaparon a Moscú, donde se asilaron en la Embajada chilena en esa ciudad.
Después de meses de negociaciones, el gobierno de Patricio Aylwin permitió que viajaran a Santiago debido al delicado estado de salud de Erich Honecker, quien falleció dos años después (en mayo de 1994) en Chile.
Desde entonces, la viuda del jerarca alemán tuvo un bajo perfil y su última aparición pública fue junto a la madre de la Presidenta Michelle Bachelet, Angela Jeria, en la fiesta de los abrazos organizada por el Partido Comunista de Chile en 2014.
Fiel a la RDA
La otrora mujer fuerte de la Alemania comunista nunca aceptó las acusaciones por violaciones a los derechos humanos contra el gobierno de la RDA. En una entrevista concedida a la televisión alemana en el año 2012 dejó en claro su postura. “¿Cuáles fueron los crímenes de la RDA? ¿Que la gente haya vivido en libertad? ¿Que las personas tuvieran perspectivas en su vida? ¿Que las personas pudieran ganar un sueldo honestamente? ¿Que tuvieran una buena educación, un buen sistema de salud? ¿Que las personas pudieran opinar? ¡Que me expliquen dónde está el delito!”, decía.
Asimismo, respecto a las muertes ocasionadas por el muro de Berlín, recalcó que “para nadie es indiferente que una persona joven pierda la vida de esa manera, porque es una muerte innecesaria. Esa persona no tenía para qué haber saltado por encima del muro. Pagar con la vida por esa estupidez es algo terrible”.
“Se cometieron errores y eso se debe lamentar, pero aquellos que exigen que nosotros pidamos perdón por eso, primero deben pedir perdón ellos de que durante siglos se haya explotado a la humanidad, se la haya mandado a la guerra, y que la humanidad siga siendo explotada y bombardeada (…) Nosotros no tenemos que pedir perdón. Ellos tienen que pedir perdón”, agregaba.
Agencias