Necrológicas
  • Andrea Cheuquepíl Muñoz
  • Nora Ulloa Canales
  • Juana Villegas
  • René Orlando Oyarzún Bórquez
  • Juan Alberto Iribarren Cárdenas
  • Isabel Navarro Barrientos
  • Rodrigo Tejeda Díaz
  • Silvia Orlanda Barrientos Vidal
  • Ramesh Ratanchand Babani

Trastornos respiratorios: el principal problema en invierno

Por La Prensa Austral Jueves 13 de Julio del 2017

Compartir esta noticia
100
Visitas

Llega el invierno y con él, este tipo de patologías. El frío fomenta la falta de ventilación en espacios cerrados, lo que se traduce en la propagación de virus y bacterias que son nocivos para la salud. Sin embargo, hay sistemas tecnológicos para mitigar la concentración de toxinas en el ambiente.

 

Según cifras del Ministerio de Salud, las hospitalizaciones por enfermedades respiratorias aumentaron un 17% respecto del año pasado. De hecho, la misma cartera gubernamental decretó Alerta Sanitaria para la Región Metropolitana, Valparaíso y Bio-Bío en este último tiempo.

 

Las causas de estos trastornos son el encierro, el hacinamiento, la falta de ventilación y los sistemas de calefacción que emanan monóxido de carbono durante el proceso de combustión de la parafina y la leña.

 

La suma de dichos elementos estimula la concentración de material particulado (PM2,5 y PM10), el que impacta directamente en el sistema respiratorio aumentando la coagulación sanguínea. Esto se expresa en enfermedades isquémicas del corazón y en infecciones respiratorias.

 

“El aire contiene microorganismos que irritan las vías respiratorias, lo que aumenta el riesgo de contraer enfermedades broncopulmonares. Junto con ello, los lactantes menores de dos años son más propensos a enfermarse porque sus defensas no reconocen los virus y bacterias eficientemente. Es por esto, que las salas cunas y los jardines infantiles son focos infecciosos”, señala Cristián Deza, Broncopulmonar de la Clínica Las Condes.

 

Un estudio que fue realizado por GFK Adimark en 2016 reveló que el 63% de las personas cree que el aire es más limpio en su casa. Sin embargo, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) la concentración de contaminantes es cinco veces mayor en ambientes interiores.

 

Para evitar la propagación de virus y bacterias en lugares cerrados, un buen punto de partida es ventilar para disminuir la concentración de material particulado suspendido en el aire. Lo ideal es mantener una temperatura que oscile entre los 18 y 20 grados celsius.

 

Ahora bien, existen sectores que están más expuestos a elementos contaminantes, por lo que la ventilación se puede convertir en un arma de doble filo. Sin embargo, se han desarrollado tecnologías que eliminan las toxinas que están dispersas en el aire de los ambientes cerrados.

 

Tal es el caso del purificador de aire AX60 de Samsung que elimina el 99% del material particulado que está suspendido en el aire de nuestros hogares, ya que emite iones que exterminan bacterias como la Influenza tipo A y E, el Virus Corona y el alérgeno Staphylococcus Aureus.

 

Hoy los purificadores de aire son un aliado para las casas, jardines, salas de cuna y lugares de trabajo, especialmente cuando los virus son pan de cada día en invierno y donde niños y adultos se ven afectados por el desarrollo de estas patologías.

 

Por otra parte, la humedad también es uno de los factores que aumenta la esperanza de vida de los virus y bacterias suspendidos en el aire. La medida más eficiente para solucionar este problema es evitar secar la ropa en el interior del domicilio y no utilizar sistemas de calefacción que emanen monóxido de carbono.

Es por ello, que los expertos recomiendan contar con un sistema de calefacción eléctrico o de combustión cerrada ya que las estufas que funcionan mediante la quema de leña y parafina consumen altas concentraciones de oxígeno y además liberan sustancias tóxicas para la salud.