Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Villegas aclara sus palabras y señala que “me importa un cuete que una librería de barrio no venda mis libros”

Por Agencias Martes 28 de Julio del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.452
Visitas

“Me importa un cuete que una librería de barrio no venda mis libros (…) yo no estoy para hacer de loquero de todos los que se sientan ofendidos. ¿Por qué se molestan conmigo cuando la propia Quintana dijo que nadie le da bola? ¿Por qué me acusan a mí? La gente que se ofende debería tener más cuidado para atender lo que se dice”, fueron las palabras que emitió el panelista de Tolerancia Cero, Fernando Villegas, quien le dijo a Carmen Gloria Quintana -víctima del caso Quemados- que “pasó la vieja no más. Hoy el país está en otra”. Frente a la polémica que se generó en redes sociales, la librería Qué Leo Ñuñoa publicó en su cuenta de Twitter que no venderían ningún libro del sociólogo.

Según recoge La Tercera, Villegas aseguró que todo fue un malentendido. En esa línea, explicó que “en Chile no por gusto mío, el tema de la reconciliación no es lo que fue en su momento, cuando estaba en la agenda de la Concertación, en la discusión pública; hoy son otros los temas de los que se habla: revolución, educación gratis. La palabra reconciliación ni siquiera aparece y eso no lo inventé yo. Pasó la vieja. Pero hay gente que se apresura y cree que yo pienso que es bueno que el tema ya no exista. Y las redes sociales han armado todo un cuenteo y este señor de la librería se subió a la olita”.

Por otro lado, el dueño de Qué Leo Providencia y de la franquicia, Juan Carlos Fau, precisó que la decisión tomada por el local de Ñuñoa es autónoma y no afecta a las demás sucursales. Aclaró que “no estamos de acuerdo con la decisión, pero cada Qué Leo escoge su catálogo. Pienso que a la gente hay que hacerle la oferta lo más amplia posible y que ella decida qué quiere leer”.

Recordemos que hace un par de días el ex conscripto Fernando Guzmán decidió romper el pacto de silencio que mantuvo por más de 29 años y contó toda la información que sabía respecto del caso Quemados, el trágico episodio ocurrido el 2 de julio de 1986 en el que el fotógrafo Rodrigo Rojas de Negri y Carmen Gloria Quintana fueron incendiados vivos por una patrulla militar. El primero falleció y la mujer resultó con el 65% de su cuerpo quemado.

 

“Villegas se burlaba de los detenidos desaparecidos”

 

Por otra parte, el periodista Mauricio Weibel, presidente de la Unión Sudamericana de Corresponsales y autor del libro “Asociación Ilícita, los archivos secretos de la dictadura”, se sumó a las críticas contra el escritor y panelista de televisión Fernando Villegas, quien este lunes ha estado inmerso en la polémica tras su última participación en el programa “Tolerancia Cero” de Chilevisión, donde compartió set con Carmen Gloria Quintana, víctima sobreviviente del “caso quemados vivos”.

Mientras ésta se refería a la posibilidad de reconciliación y a la necesidad de condenar a los culpables, Villegas dijo que consideraba difícil esa posibilidad y que, a su juicio, en Chile ya “pasó la vieja” para ello, debido a la resistencia de las instituciones castrenses y políticas.

La frase generó revuelo entre los usuarios de las redes sociales y la librería “Qué Leo de Ñuñoa” anunció el retiro de los libros de Villegas.

En este escenario Mauricio Weibel publicó el siguiente comentario en su cuenta de Facebook: “Yo trabajé con Fernando Villegas en la década de 1990 en El Diario. Recuerdo cómo se burlaba de los detenidos desaparecidos. Lo encontraba gracioso, al parecer”, dijo el también coordinador de la Biblioteca Latinoamericana de las Memorias, corresponsal de Reporteros Sin Fronteras y columnista de The Clinic.

“También recuerdo todo lo que tardábamos en corregir sus entrevistas, siempre plagadas de numerosos horrores ortográficos. Nunca he entendido su permanencia en la televisión en democracia. No da para decir nada más”, indicó Weibel citado por radio Cooperativa.

En otro posteo, el profesional continuó: “Lo de Villegas en Chilevisión es una incitación al odio, una apología del genocidio. Si CHV, no tiene una reacción ética, hay que dejar de ver ese canal como reacción ciudadana”.

“Las opiniones de Villegas enlodan a periodistas que han hecho notables trabajos sobre derechos humanos en CHV”, subrayó.

Weibel, quien accedió a 30.000 archivos secretos del régimen militar, es autor de los libros “Asociación Ilícita, los archivos secretos de la dictadura” en el que se denunció, entre otras cosas, que Alberto Cardemil estuvo a cargo de distribuir los análisis y fichas que la CNI (Central Nacional de Informaciones) hizo de los opositores a la dictadura.

Tras las importantes revelaciones que realizó en este libro, Weibel fue víctima de reiterados hostigamientos y ataques intimidatorios.

El profesional es hijo del dirigente del Partido Comunista José Weibel, detenido y desaparecido en 1976.

.