Necrológicas
  • Víctor René Fauré Uribe
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Luis Millapani Muñoz
  • Susana Levinieri vda. de Gallardo
  • Sergio Hernán Rodríguez Sandoval
EDITORIAL

Brecha de género en el rendimiento de la PSU

Por La Prensa Austral Martes 3 de Enero del 2017

Compartir esta noticia
82
Visitas

Los resultados de la reciente Prueba de Selección Universitaria (PSU) son un insumo importante y permitirán seguir realizando un cotejamiento de datos del cual se pueden desprender algunas conclusiones más o menos verosímiles respecto de lo que está pasando en el sistema educacional chileno.
Así, por ejemplo, en la última PSU se constató la ventaja de dos puntos que las mujeres obtuvieron sobre los hombres en la prueba de Lenguaje, lo cual -según los expertos- no es algo muy significativo, mucho menos cuando se le compara con la divergencia que existe al momento de enfrentar el test de Matemáticas.
Comparando la diferencia de puntajes entre hombres y mujeres, se aprecia que ésta ha disminuido, pero ello es poco significativo.
Detrás de esta resistencia a la nivelación de los resultados en términos de brecha de género, los expertos han concluido que los estereotipos son los culpables de que las mujeres obtengan peores puntajes que los hombres, sobre todo en aquellas materias ligadas a las Matemáticas y las disciplinas científicas, en general.
Ello adquiere más sentido cuando no existe ningún estudio que avale que los hombres y las mujeres están biológicamente determinados para que les vaya mejor en algún campo de estudio.
Aquí surge, entonces, el peso del factor cultural, que va predeterminando las opciones profesionales y de vida de las mujeres, limitando su desempeño y rendimiento. Esto es porque desde niñas se las empieza a moldear y sienten que sus capacidades son menores, siendo que tienen el mismo o mejor rendimiento escolar que sus compañeros.
Es tiempo, entonces, de reforzar las políticas de igualdad de género en la educación y cambiar completamente el lenguaje, alentando a las niñas y las jóvenes a crear, emprender e innovar. Sólo así se podrá incorporar en forma activa y productiva las enormes capacidades de las mujeres, hecho que no es insignificante al momento de considerar que ellas representan a la mitad de la población de Chile.