Necrológicas
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Millapani Muñoz
EDITORIAL

Cambios en los establecimientos educacionales

Este lunes terminó el plazo para que los sostenedores de los colegios informaran el cambio de dependencia al ministerio de Educación respecto del año escolar 2016.
[…]

Por La Prensa Austral Miércoles 2 de Septiembre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
131
Visitas

Este lunes terminó el plazo para que los sostenedores de los colegios informaran el cambio de dependencia al ministerio de Educación respecto del año escolar 2016.

A nivel nacional, sólo 20 establecimientos subvencionados optaron por transformarse en particulares pagados, mientras que 739 colegios resolvieron transitar hacia la total gratuidad. Sólo un recinto informó que cerrará sus puertas producto de la ley.

En Magallanes, este proceso llevó a que el Liceo Nobelius y el Colegio Rubén Darío decidieran que será particulares pagados.

Junto con ello, otros dos establecimientos importantes de Puerto Natales, como son los colegios Monseñor Fagnano y María Mazzarello, se convertirán en gratuitos. A esto se suma el anuncio de los salesianos respecto de que todos sus recintos en la zona eliminarán el co-pago.

Se agrega que el presidente del Area de Educación de la Conferencia Episcopal señaló que no está considerado que un establecimiento de la Iglesia Católica cierre por razón de esta ley.

Si un colegio subvencionado recibía unos $60 mil mensuales por alumno, más el co-pago que realizaba la familia, al transformarse en gratuito percibirá unos $102 mil. El monto ha sido cuestionado, pues se considera que, en la mayoría de los casos, no será suficiente para solventar una enseñanza de calidad. Pese a ello, no dejó de sorprender que sólo un puñado de sostenedores haya optado por cambiar su estatus a particular pagado.

Al término del referido plazo, el balance del ministerio de Educación es positivo, pues a nivel nacional los 739 colegios que se harán gratuitos tienen una matrícula de 228 mil 481 alumnos, cuyas familias deben cancelar por sus estudios. Ahora, la ley permitirá que estos grupos familiares puedan, a partir de marzo del próximo año, educar a sus hijos en los mismos recintos, pero sin tener que pagar.

Queda, entonces, que el gobierno siga dando los pasos adecuados para fortalecer la educación municipal, a fin de evitar nuevas fugas de estudiantes hacia los establecimientos en que se eliminará el co-pago. Esto pasa, además, por garantizar que el año lectivo se desarrollará en forma normal y que no se verá seriamente afectado por los paros de alumnos y/o profesores.