Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba
EDITORIAL

Cevas, una obra meritoria de la Iglesia Católica

Hace ya 45 años que partieron como una alternativa acotada para un grupo de ni-
[…]

Por La Prensa Austral Miércoles 6 de Enero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
198
Visitas

Hace ya 45 años que partieron como una alternativa acotada para un grupo de ni-
ños y niñas cuyas familias no estaban en condiciones de ofrecerles un tiempo de vacaciones entretenidas. Algunos, incluso, ni siquiera accedían a una alimentación satisfactoria, la que conseguían sólo en tiempo escolar en los desayunos y almuerzos que ofrecían los colegios.
Cómo entregar un espacio de esparcimiento sano a estos pequeños, cómo aliviar a aquellas familias y cómo hacer que los jóvenes se comprometieran con su entorno social fueron parte de las preguntas que se dieron respuesta en los Centros de Vacaciones Solidarios.
En las parroquias y en colegios de órdenes religiosas se convocó a cientos y, a lo largo de todos estos años, a miles de niños y niñas, para aprender jugando y para disfrutar con sus pares en un ambiente sano y protegido.
Lo importante es que, 45 años después, esta gran iniciativa de la Iglesia Católica sigue en pie y esta semana comenzaron a abrirse nuevamente las puertas de parroquias, colegios y sedes vecinales para recibir a cientos de menores para que, de la mano de monitores, disfruten a través de actividades físicas, paseos y expresiones artísticas.
Importante es recalcar que en esta versión el alimento que se entregará será en forma compartida entre la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) y cada una de las comunidades religiosas. En forma excepcional, habrá dos lugares donde se proporcionará también almuerzo, considerando que puede haber un número importante de menores y sus familias para los cuales tal servicio será de gran ayuda.
Los Cevas buscan hacer realidad el derecho que tienen todos los pequeños de este país a tener acceso a una educación y formas sanas de esparcimiento, a ser queridos y cuidados y a gozar de salud física, mental y psicológica, sin importar su procedencia socioeconómica.
No menos importante es que los Cevas también ofrecen a un grupo de jóvenes la posibilidad de ser solidarios y de compartir sus talentos y su cariño, ocupando en actividades provechosas su tiempo y capacidades.
Los Cevas permiten a todos vivir y construir una sociedad más solidaria y más cobijadora y recuerdan la enseñanza de Jesús de que nadie puede decir que ama Dios si no es capaz de entregar alimento a quien tiene hambre y si no ve ni cubre la desnudez de quien tiene al lado.