Necrológicas
  • René Lopeteguis Trujillo
  • Luisa Mancilla Soto
  • Juan Mario Moreira Añazco
  • César Barrientos Cárdenas
  • Raúl Low Bórquez
  • Nancy Cofré Yévenes
EDITORIAL

Complejidades de la elección de intendentes y sus atribuciones

En un esfuerzo por dar a conocer cómo están marchando iniciativas legislativas que se relacionan con las regiones, la subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo invitó a representantes de los medios de comunicación de cada zona al Congreso.
[…]

Por La Prensa Austral Jueves 14 de Enero del 2016

Compartir esta noticia
78
Visitas

En un esfuerzo por dar a conocer cómo están marchando iniciativas legislativas que se relacionan con las regiones, la subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo invitó a representantes de los medios de comunicación de cada zona al Congreso.
Allí se conoció el trabajo de la comisión del Gobierno Interior de la Cámara de Diputados y  de la de su par del Senado, donde, precisamente, está radicado ahora el proyecto de ley que establece una reforma constitucional para permitir la elección popular de los intendentes. Paralelamente, se está discutiendo otra iniciativa legal que quiere definir el traspaso de atribuciones y recursos que tendrán los nuevos gobiernos regionales elegidos democráticamente.
Sin embargo, se aprecian en el Congreso divergencias importantes que, dependiendo de la forma en que se resuelvan, serán determinantes a la hora de avanzar o no en el proceso de descentralización y regionalización en que, según se asegura, está empeñado este gobierno.
También se observa cómo entre diputados y senadores existen sutiles acusaciones que responsabilizan a unos y otros de que no existiría real voluntad de avanzar en tal sentido. Lo mismo se evidencia en cuanto a los parlamentarios, como bloque, y el Ejecutivo. Esto último, porque los legisladores encaran al gobierno sobre la verdadera disposición a traspasar facultades y recursos desde el poder central a las regiones.
Una de las primeras contradicciones es que se ha aprobado la elección del intendente -nombre que hasta el momento se ha cambiado por el de gobernador regional en esta discusión parlamentaria-, permitiendo que éste sea reelecto en forma indefinida, lo cual está abiertamente en contradicción con la norma aprobada en la Cámara de Diputados que restringe la posibilidad de las autoridades electas popularmente de ser escogidas nuevamente, imponiéndose que alcaldes, concejales, consejeros regionales y diputados sólo podrán estar tres períodos como máximo en sus cargos, mientras se limita a una vez la posibilidad de los senadores de mantenerse representando a sus circunscripciones.
Una reelección indefinida de los intendentes, si bien asegura a los legisladores no tener en ellos posibles competidores, puede ser la antesala a la gestación de caudillismos locales y que atenta contra uno de los principios básicos de la democracia, que es la alternancia en el poder.
Otra cuestión que no es menor se refiere al real traspaso de facultades y decisión respecto de los recursos. Los legisladores han hecho ver que existen cosas no resueltas, como el eventual choque de liderazgo y protagonismos que habrá entre el intendente electo (futuro gobernador regional) y el delegado presidencial regional. Sólo como ejemplo se ha dicho que la persona que sea elegida democráticamente en la región podrá incidir en el manejo de sólo el 9% (algunos postulan que es, en definitiva, el 30%) del total del presupuesto y los dineros que se invierten en cada zona.
Así, no deja de ser preocupante que los dos proyectos que están tramitándose en forma paralela existan tantas incoherencias e inconsistencias y una abierta posibilidad de que, más allá de la mera formalidad de elegir por votación popular al intendente, no haya mayor avance en la descentralización.