Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro
EDITORIAL

Conservación, ciencia y arte

Cuando se habla de la mayor riqueza que tiene la región, sin duda que es su patrimonio natural. En este contexto, no son pocas las voces que se levantan para advertir sobre la explotación de estos recursos y la sustentabilidad de los mismos.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 31 de Enero del 2016

Compartir esta noticia
51
Visitas

Cuando se habla de la mayor riqueza que tiene la región, sin duda que es su patrimonio natural. En este contexto, no son pocas las voces que se levantan para advertir sobre la explotación de estos recursos y la sustentabilidad de los mismos.

Así, los elementos centrales de un debate lo constituyen la gran riqueza regional producto de la biodiversidad y la forma en que se le puede dar mejor uso y que éste sea sostenido y amigable en el tiempo, introduciendo una necesaria mirada humanista.

De la mano, entra la ciencia. Siendo esta región un laboratorio viviente, cada vez son más los ojos que miran hacia estas latitudes, si bien aún es poco el propio convencimiento respecto de que por esta vía está gran parte del desarrollo y futuro de la región. Los parques y reservas naturales, las áreas marinas protegidas, la zona de Campo de Hielo Sur y la Antártica son razones más que suficientes para que Magallanes sea la región de la ciencia, la investigación y la tecnología, en particular la biotecnología.

En tal sentido, no se pueden desconocer los pasos dados respecto de levantar la licitación del diseño del centro antártico internacional, la adjudicación del centro subantártico en Puerto Williams y el crecimiento, entre otros, del programa de ciencia antártica del Inach. Sin embargo, los presupuestos estatales aún son muy escasos.

Cierra la triología, el arte. Algunos pincelazos se han dado con las incipientes iniciativas de ligar el continente antártico a la temática de la cultura y las expresiones artísticas, pero aún esto está en ciernes.

‘Ensayos’ es, precisamente, un proyecto en desarrollo que une riqueza natural y escénica, investigación y ciencia y arte y ciencias sociales, que tiene como centro Tierra del Fuego y, en concreto, el Parque Karukinka, actualmente administrado por la Wildlife Conservation Society (WCS).

Detrás de una reunión  de mentes científicas, humanistas y artísticas de diferentes partes del mundo, se busca aportar a la conservación de la biodiversidad fueguina integrando los puntos de vista del arte y las ciencias sociales como adyuvantes al desarrollo científico y eco-político.

Realmente, necesitamos más ‘Ensayos’ en Magallanes.