Necrológicas
  • Ivonne Velásquez Estrada
  • Julia del Carmen Macías Velásquez
EDITORIAL

El implacable vandalismo en parques y plazas

Por La Prensa Austral Viernes 17 de Febrero del 2017

Compartir esta noticia
40
Visitas

– Lo primero que se debe hacer, entonces, es dirigir el llamado a quienes suelen cometer estos actos. Ellos deben comprender que estas acciones generan un daño, que aunque muchas veces reparable, afecta la sana convivencia social, pues no sólo afecta la imagen de la ciudad sino que, más importante, la calidad de vida de muchos vecinos.

Destruir por destruir. Esa parece ser la inspiración de quienes cometen actos vandálicos. De otra manera cuesta entender su accionar, que tanto daño causa; y, además, tanta rabia e impotencia provoca en la comunidad en general.

Por ejemplo, ¿qué pasa por la cabeza de quienes destruyen juegos infantiles en las plazas? ¿Piensan estos individuos que esta repudiable actitud afecta muchas veces a niños que ellos mismos conocen, a gente de su barrio? No. No piensan, porque si lo hicieran, aunque fuera un poco, se darían cuenta del mal que ocasionan.

Hay que decirlo, son personas que se comportan como seres incivilizados y carentes de sentido social y empatía. Por eso es difícil esperar que actúen de otra manera y, más, que cambien.

Algunos dicen que ésta es la forma que tienen los vándalos de expresarse, de hacer sentir a la comunidad su descontento, ya sea rayando o destruyendo bienes de uso público y privado. Puede ser. Incluso es probable que la sociedad sea responsable de la falta de espacios adecuados para que estas personas -en su mayoría jóvenes- den a conocer sus ideas. Sin embargo, eso no lo justifica.

Lo primero que se debe hacer, entonces, es dirigir el llamado a quienes suelen cometer estos actos. Ellos deben comprender que estas acciones generan un daño, que aunque muchas veces reparable, afecta la sana convivencia social, pues no sólo afecta la imagen de la ciudad sino que, más importante, la calidad de vida de muchos vecinos.