Necrológicas
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Mario Riquelme Haselbach
EDITORIAL

Explotación sexual infantil: una realidad presente en Magallanes

Por La Prensa Austral Viernes 20 de Mayo del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
306
Visitas

El miércoles 18 de mayo se conmemoró el Día Nacional contra la Explotación Sexual Comer-
cial de Niños, Niñas y Adolescentes, instituido en el país desde el año 2005.  En este marco, se realizó un nuevo llamado a la comunidad a denunciar este delito que afecta a nuestros menores.
Todo crimen debe ser de-nunciado, pero mucho más éste, en cuanto quienes son víctimas tienen menos posibilidades de hacerlo, de de-fenderse y de poder alzar la voz para liberarse de las redes que manejan el comercio sexual infantil.
Deleznable es que, en una gran cantidad de casos, principalmente niñas y jóvenes de familias vulnerables son “apadrinadas” por adultos que establecen un vínculo con sus propios padres y hermanos, contribuyendo económicamente a dichos hogares. Es decir, no en pocos casos esta violación a los derechos de las y los menores es consentida por sus familias, diluyéndose en las conciencias la gravedad de lo que ocurre.
En este contexto, preocupante resulta el reporte del Programa de Intervención Especializada (Pie) Magallanes sobre este delito en la zona, el cual da cuenta que, aunque pareciera que somos una región ajena a tales prácticas delictuales, tales redes también operan aquí.
Desde 2007 a la fecha, este programa ha detectado una veintena de casos en Ma-
gallanes, los cuales han podido ser abordados a través de planes especiales de intervención y el apoyo del Servicio Nacional de Menores (Sename).
Actualmente, son diez las menores que, habiendo sido víctimas de explotación sexual, han podido ser rescatadas de este comercio ilegal e inhumano.
Por ello, es importante la existencia de tales programas, pues a través de ellos se puede entregar apoyo legal y realizar una intervención multisectorial, que incluye asistencia psicológica y social en diversos ámbitos como la educación, la salud, capacitación laboral, etc., tanto para las víctimas como para sus familias.
El comercio sexual infantil está presente en Magallanes y es el deber de todos fomentar la conciencia sobre él y denunciar sus oscuras redes.