Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez
EDITORIAL

Fuerte contracción económica

Preocupante resultó el último informe del Indicador de Actividad Econó-mica Regional (Ina-cer) dado a conocer ayer por el Instituto Nacional de Estadísticas (Ine).
[…]

Por La Prensa Austral Jueves 20 de Agosto del 2015

Compartir esta noticia
75
Visitas

Preocupante resultó el último informe del Indicador de Actividad Econó-mica Regional (Ina-cer) dado a conocer ayer por el Instituto Nacional de Estadísticas (Ine).
Ello, porque Magallanes re-gistró un decrecimiento de 3,4% durante el segundo trimestre de este año respecto de igual período de 2014.
Con tal resultado, la región ya acumula una disminución de 0,4% para el primer semestre.
En tanto, las regiones que lideraron el crecimiento de la economía nacional fueron la del Libertador Bernardo O’Higgins y de Arica y Parinacota, con tasas de 6% y 5,7%, respectivamente.
La construcción, excepto en Magallanes, fue el sector que incidió positivamente en la mayor parte de las regiones, asociado esto a mayor gasto público.
La contracción de la economía magallánica se explica principalmente por la baja en la Industria Manufacturera, que mermó en casi todos sus subsectores, pero en especial en cuanto a producir butano y propano por falta de crudo.
Minería fue el segundo sector que más incidió en esta fuerte caída, a raíz de la baja en la producción de petróleo y carbonato de calcio.
Diferentes son las razones que explican que un sector o dos puedan mostrar una disminución en su actividad, entre ellos los precios internacionales, el valor y/o stock de los suministros, variaciones en el mercado interno y externo, entre otros.
Pero, en el caso de lo reflejado en el informe del Inacer, llama la atención que no se debe a la caída de un rubro o un par de ellos, sino que el poco dinamismo es exhibido en ocho de los once sectores que componen el indicador.
Así, el decaimiento se obser-
va en los sectores silvoagropecuario; pesca; mine-
ría; industria manufacturera; construcción; comercio, restaurantes y hoteles; transportes y comunicaciones; servicios financieros y empresariales. Es decir, en un vasto tramo del espectro productivo y de servicios de Magallanes.
En qué forma este cuadro afectará no sólo a las empresas, sino a las familias magallánicas, aún está por verse. Por lo pronto, esto está teniendo un impacto en el empleo, cuya tasa para el trimestre abril-junio ya reportó un 3,8% de desocupación, lo que implicó un alza de 1,5 puntos porcentuales respecto de igual período del año anterior.