Necrológicas
  • Oscar Omar Brevis Castillo
  • Manuel Alvarado Celedón
  • Rosa Ester Ruiz Arismendi
  • Ana Gallardo Trujillo
  • Olga Pivcevic Martinovic
EDITORIAL

Gratuidad en la educación superior (II)

El anuncio presiden-cial de otorgar gra-
[…]

Por La Prensa Austral Martes 9 de Junio del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
89
Visitas

El anuncio presiden-cial de otorgar gra-
tuidad en la educación superior para el 60% de los alumnos más pobres económicamente hablando a partir del próximo año y el 70%, a fines de su mandato, beneficiará a casi 264 mil jóvenes que pertenezcan a las universidades adscritas al Consejo de Rectores (Cruch) y a institutos profesionales y centros de formación técnica acreditados y sin fines de lucro.
Esto gatilló el reclamo de todas las universidades e instituciones que quedaron excluidas del anuncio y cuyos estudiantes no podrán acceder a tal régimen. Esto es unos 425 mil alumnos. Esta cifra se desglosa en 175 mil jóvenes de escasos recursos monetarios que estudian en casas de estudios superiores privadas que no pertenecen al Cruch y en otros 250 mil, que están matriculados en institutos profesionales y centros de formación técnica.
La información estadística ha sido el principal argumento de grupos de la derecha para cuestionar la medida anunciada, sobre la base de que el 62% de los estudiantes de menores recursos económicos quedará fuera del beneficio.
La Presidenta afirmó que éste será el inicio del proyecto que tiene en mente consagrar la gratuidad universal, la cual también concita reparos.
La división de opiniones es tal que se objeta que el plan piloto considere a la entidades del Consejo de Rectores, donde hay entidades privadas. De hecho, son las otras casas de estudios superiores no estatales las que han realizado un fuerte lobby para hacer ver que la medida sería inconstitucional y discriminatoria.
Un reciente estudio señala que el 60% de los postulantes a las universidades del Cruch está constituido por jóvenes cuyas familias perciben ingresos inferiores a 288 mil pesos mensuales. Esto se cruza con el dato de que estos estudiantes exhiben también un bajo rendimiento en las pruebas estandarizadas y que son estas entidades las que, al acogerlos, deben invertir en nivelar sus estudios y conocimientos.
Así, lo cierto es que, existiendo restricción en los recursos para financiar tamaña reforma, parecen totalmente lógicos el segmento escogido para comenzar a implementar esta enmienda y las universidades y entidades que serán beneficiadas en esta primera etapa.