Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño
EDITORIAL

Impacto de la desaceleración económica en regiones

En lo que se ha denominado la introducción de una cuota de realismo, la Presidenta Michelle Bachelet admitió hace unas semanas que no se contará con todos los recursos previstos originalmente para llevar adelante su programa de gobierno y hacerse cargo de las demandas sociales.
[…]

Por La Prensa Austral Lunes 20 de Julio del 2015

Compartir esta noticia
65
Visitas

En lo que se ha denominado la introducción de una cuota de realismo, la Presidenta Michelle Bachelet admitió hace unas semanas que no se contará con todos los recursos previstos originalmente para llevar adelante su programa de gobierno y hacerse cargo de las demandas sociales.

La propia Mandataria teorizó que esto se trata de “realismo, sin renuncia” y que llevará a redefinir las prioridades en la agenda gubernamental a la luz del enfriamiento de la economía.

A mediados de la semana pasada, el propio ministro de Hacienda salió a explicar que la desaceleración que enfrenta Chile se debe tanto a factores internos como externos. La caída de las compras chinas, principal adquisidor de metales en el mundo, y un barrio cuyo panorama económico se ha complicado más allá de lo esperado fueron hechos argüidos por Rodrigo Valdés.

El titular de Hacienda también habló de la fuerte caída de las inversiones, sobre todo del sector minería, y admitió que las reformas impulsadas por el gobierno han generado tensiones y ansiedades que poco han ayudado a un proceso de reactivación.

Coincidentemente con lo expuesto por el ministro, el Fondo Monetario Internacional ajustó su proyección de crecimiento de la economía chilena pasando del 2,7% vaticinado en abril a un 2,5%.

Si bien se valora que la Presidenta haya transparentado la situación y que haya admitido que deberá redefinir prioridades, surge la inquietud respecto de en qué forma y cuánto afectará al país estas adecuaciones planteadas, sobre la base de un crecimiento esmirriado y desde la óptica de las regiones.

En tal contexto, el intendente ha planteado que, desde 2014, se habrían asegurado los recursos para los principales proyectos a ejecutar en estos cuatro años de gobierno, ya sea vía FNDR y Fondema como por los convenios de programación y el Plan Especial de Zonas Extremas.

Sería lamentable que, sobre todo este último conjunto de iniciativas, se vea postergado el inicio de la ejecución de diversos proyectos, a raíz de recortes presupuestarios que, sin duda, vendrán o falta, derechamente, de recursos producto de la menor recaudación fiscal que genera la desaceleración económica.