Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba
EDITORIAL

Infraestructura, aspecto clave para la competitividad regional

Por La Prensa Austral Viernes 29 de Abril del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
75
Visitas

En las últimas dos décadas, se redujo la pobreza en el país. Así ésta mermó desde casi el 40% de la población nacional en 1990 hasta 7,8%, según los resultados de la encuesta Casen 2013. La indigencia pasó del 13% al 2,5%.
Pero, los niveles chilenos están muy por debajo de los estándares de las economías desarrolladas.
A la hora de mirar qué es lo que está deteniendo el avance chileno, sobresale la infraestructura como clave, de tal forma que en el ranking de competitividad del World Economic Forum, Chile se ubica en la posición 33 en competitividad y en la 49, en infraestructura. Se colige de esto que esta última es el elemento detonador de un mayor desarrollo.
Es, por ello, que los sectores productivos, sobre todo ramas como la Construcción, han estado levantando la voz para advertir al gobierno sobre la importancia de no frenar la economía ni detener las inversiones públicas.
Sólo en el tema simple de las rutas, Chile posee el 23,8% de sus caminos pavimentados, siendo que el promedio de las naciones que integran la Ocde es de 79,3%. Países como Nueva Zelanda, que posee una densidad poblacional similar a la chilena, exhibía un 66,2% en 2011.
Si ello es relevante a nivel nacional, lo es mucho más para las regiones, donde la falta de infraestructura básica, como caminos pavimentados y terminales aéreos y portuarios, han retardado el despegue de las comunidades más alejadas del centro del país.
Magallanes, de hecho, se presenta como una de las regiones con mayor retraso en este aspecto, siendo lento el ritmo de decisión y, más bien, escasos los recursos que se destinan para impulsar las obras que se requieren.
Esto lleva a plantear que se requiere una mirada regional de largo plazo, que una a todos los actores relevantes y a los exponentes de los ciudadanos en una mirada común respecto de las obras que son imperativas e impostergables, para que se comande a las autoridades y jefaturas de turno a impulsarlas, generando los proyectos y comprometiendo los recursos necesarios. Esto requiere que la cartera de iniciativas permanezca y se materialice más allá de los gobiernos de turno.