Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos
EDITORIAL

Jóvenes e ingesta excesiva de alcohol

Por La Prensa Austral Viernes 6 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
95
Visitas

Nuevamente, un joven sufre graves fractu-ras al protagonizar un ac-
cidente automovilístico. Nuevamente, la explicación de lo ocurrido tiene como elemento central la excesiva ingesta de alcohol.
Sólo días atrás dos familias vieron cómo una conducción en igual estado provocó la muerte de sus hijas.
El vínculo joven-alcohol permanece inalterable en el registro de riñas, robos, choques y volcamientos, causando en algunos casos no sólo lesiones de gravedad, sino la muerte de quienes participan.
Pese a las campañas que ha realizado el gobierno y, en particular, Carabineros, no se toma conciencia del riesgo que implica conducir bajo los efectos del alcohol, así como tampoco que al beber más de una copa es más fácil perder el control y que aumente la agresividad.
Importante fue, a raíz de la puesta en marcha de la Ley Emilia en septiembre de 2014, que se registrara una disminución de los casos de muerte por conducción bajo la influencia del alcohol, así como de los accidentes, en general.
Ello fue fruto de la campaña sostenida que se realizó para informar sobre el aumento de las sanciones de los conductores que, habiendo bebido, provoquen lesiones o la muerte a terceros. También se tipificó el delito de huir del lugar de los hechos y negarse a rendir el alcotest o alcoholemia.
Sin embargo, tras la primera contracción de estas estadísticas, la realidad en Magallanes es que el señalado vínculo joven-alcohol sigue sin romperse y todas las semanas, incluso casi a diario, las páginas de los diarios se llenan de informaciones que dan cuenta de las consecuencias nefastas de aquello.
¿Qué hacer como sociedad? Es la gran interrogante, resurgiendo de nuevo la responsabilidad de los padres y del entorno familiar respecto de desincentivar y controlar la ingesta de bebidas alcohólicas, así como tomar los resguardos necesarios para que los jóvenes, si van a beber, lo hagan con prudencia y, en ningún caso, queden al frente de un volante.