Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos
EDITORIAL

La importancia de una buena gestión alcaldicia

Por La Prensa Austral Lunes 9 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
93
Visitas

En términos de participación ciudadana y calidad de vida de los habitantes de un territorio, resultan cruciales las decisiones y las acciones que se adoptan a nivel comunal.

De esta forma, los habitantes de una comuna entregan su voto a la persona que estiman está capacitada y que representa de mejor forma sus ideales y principios. Pero, con este acto de confianza y empoderamiento, también se deja en las manos de cada alcalde y del respectivo Concejo Municipal las esperanzas y expectativas ciudadanas.

A través del Fondo Común Municipal, de recursos propios y de la gestión de presupuestos regionales y sectoriales, cada municipalidad maneja recursos cuantiosos, que deben ser destinados a la realización de diversos programas y a la materialización de proyectos, buscando que todo vaya en directo beneficio de los pobladores.

Un buen alcalde “secundado por un Concejo Municipal- puede hacer crecer a su comuna y otorgar mayores oportunidades a la gente que vive allí, pero también una mala gestión puede postergar la realización de proyectos que son importantes o perjudicar en forma directa o indirecta a las personas que confiaron en sus promesas.

Esto resulta gravitante no sólo en comunas como Punta Arenas, sino en cada territorio regional, sobre todo ahora que se está tomando mayor conciencia de que también dentro de las regiones se tiene que llevar adelante un proceso de descentralización y de mayor equidad en beneficio de las zonas rurales y más apartadas.

Es, por ello, que frente al próximo proceso de renovación de las jefaturas municipales, los partidos políticos y los movimientos organizados tienen la responsabilidad de designar a sus profesionales más competentes. Ideal sería que cada candidato presentara ante la comunidad un programa de gobierno que otorgue mayor certeza sobre la gestión que se compromete a realizar una vez instalado en el sillón consistorial.

Competencia administrativa y probidad deben ser exigencias ciudadanas al momento de evaluar por quién se va a votar, así como, desde las estructuras municipales y gubernamentales, se debe esperar que no haya intervencionismo electoral.