Necrológicas
  • Francisco Cárdenas Oyarzún
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • María Eugenia González Hernández
  • Juan Humberto Mellado Candia
EDITORIAL

La magistral obra de Mateo Martinic Beros

Por La Prensa Austral Domingo 11 de Junio del 2017

Compartir esta noticia
129
Visitas

Emoción. Eso es lo que se sintió la noche del jueves durante la presentación de la última obra del Premio Nacional de Historia, Mateo Martinic Beros, titulada “Una Travesía Memorable. Hallazgo y Navegación del Estrecho de Magallanes”, en la que desentraña lo que pasó durante los 38 días en que el navegante portugués halló, se internó por las aguas del deseado paso marítimo y salió hacia el gran Océano Pacífico, sorteando un sinnúmero de vicisitudes.
Al igual que el título del libro, de la mano de Martinic se realizó una travesía memorable. Todo lo visto, todo lo dicho, todo lo entendido y todo lo proyectado esa noche modificó el ánimo de los asistentes, moviendo sus almas y sus entendimientos hacia un sentimiento de orgullo, dado éste por estar presenciando la entrega de esta magna obra que desentraña la hazaña magallánica, por ser partícipes de las conclusiones de tamaña investigación, por comprender el carácter y arrojo de este navegante del cual heredamos nombre e inmortalidad como región y por acceder a un texto magistralmente escrito por un magallánico notable.
Con modestia, acusamos recibo de las palabras del propio Martinic en cuanto a que este libro es “doblemente magallánico”, por contenido y por ejecución, con lo cual aludió no sólo a su trabajo, sino a que éste concluyó en los talleres de La Prensa Austral Impresos “a quinientos años del arribo a Sevilla de Fernando de Magallanes, en el comienzo de su gran aventura marítima y geográfica que le ha merecido la admiración perenne de la humanidad”.
Los magallánicos, en tanto, guardaremos igual admiración perenne hacia nuestro Premio Nacional de Historia, quien, al presentar esta obra, develó su vulnerabilidad humana: “Le pedí a Dios que me diera vida para escribir este libro”. Su ruego, felizmente para nosotros, fue escuchado y sólo resta, entonces, usar las mismas palabras con que Mateo Martinic Beros culmina su escrito: ¡Laus Deo!