Necrológicas
  • René Lopeteguis Trujillo
  • Luisa Mancilla Soto
  • Juan Mario Moreira Añazco
  • César Barrientos Cárdenas
  • Raúl Low Bórquez
  • Nancy Cofré Yévenes
EDITORIAL

La mujer y su derecho a vivir sin violencia (I)

Por La Prensa Austral Sábado 26 de Noviembre del 2016

Compartir esta noticia
48
Visitas

Ayer se conmemoró en todo el mundo el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, fecha establecida por Naciones Unidas en 1999 para recordar el asesinato de tres activistas políticas y sociales de República Dominicana, quienes fueron torturadas y asesinadas durante la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo en 1960.
Dicha conmemoración encon-
tró a Chile con una penosa estadística: 34 femicidios y 112 femicidios frustrados du-rante este año.
De acuerdo a los reportes que manejan las instituciones públicas, en Chile, al menos, dos millones y medio de mujeres son víctimas de algún tipo de violencia y de ellas sólo el 4% realiza una denuncia o intenta buscar ayuda.
En todas las ciudades del país, se realizaron actos oficiales y manifestaciones de diversas entidades sociales y comunitarias para refrendar que la mujer es maltratada en nuestra sociedad y que la equidad de género está aún muy distante de ser abrazada.
Para dar una señal en el sentido contrario, la Presidenta Michelle Bachelet firmó un proyecto de ley sobre el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencia, el que -según afirmó- “contempla los cambios necesarios para que podamos perseguir y castigar de manera más contundente la violencia”.
Si bien una ley no basta para cambiar conductas enraiza-das en la población, al me-
nos busca visibilizar este problema.
Del proyecto de ley anunciado, se puede rescatar que incluye como delitos situaciones de violencia que no estaban tipificadas como tales y que, por ende, no tenían castigo. Es así como se sumó al término de femicidio el asesinato entre convivientes civiles y entre pololos.
Esto es, sin duda, un gran paso, pues la ley promulgada permitirá corregir el vacío legal que existía para los casos de violencia en el pololeo y en las relaciones de convivencia no formalizadas.