Necrológicas
  • Francisco Cárdenas Oyarzún
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • María Eugenia González Hernández
  • Juan Humberto Mellado Candia
EDITORIAL

La semana clave para la elección de gobernadores regionales

Por La Prensa Austral Lunes 12 de Junio del 2017

Compartir esta noticia
87
Visitas

La semana que comienza resulta clave para el futuro de la ansiada elección popular de la máxima autoridad de cada región, la que de intendente pasará a llamarse gobernador regional, según la reforma constitucional ya aprobada y los proyectos de ley que complementan tal enmienda.

En efecto, mañana martes se realizará la votación en sala de la Cámara de Diputados del proyecto de ley orgánica constitucional que regula tal proceso. En este tercer trámite se pronostica que se aprobarán por amplia mayoría los artículos permanentes, pero existe incertidumbre, esperándose un pronunciamiento muy estrecho, respecto de las normas transitorias que se refieren a las inhabilidades de las actuales autoridades para ser candidatos y la fecha de esta elección.

Respecto de este último punto, cabe recordar que está empeñada la palabra de la Presidenta de que estos comicios se efectúen en noviembre próximo, pero ello no es compartido por todos los actores políticos. Por esto, se barajan tres alternativas para esta fecha: realizar la elección este año; posponerla para el próximo; o fijarla, definitivamente, para octubre del año 2020 junto con las municipales.

La Udi ya anunció reserva de constitucionalidad por la falta de tiempo que tendrán los candidatos independientes para reunir las firmas que le permitan inscribir sus postulaciones. Esto ha sido expuesto también por el director nacional del Servicio Electoral, al expresar su preocupación porque los independientes tendrían sólo diez días para reunirse las rúbricas para postular. El Servel ha hecho ver que ellos estarían en “una condición bastante exigida”.

Para este organismo, la iniciativa en comento debiera publicarse al menos cien días antes de la elección, vale decir, en agosto, anticipación mínima que le permitiría organizarla.

Al no haber empujado el gobierno esta reforma y sus leyes complementarias con la celeridad que se requería, se ha llegado a un punto en que se enfrenta una carrera desbocada, corriéndose el riesgo de que no se cumpla la promesa presidencial o que se aprueben normas en forma precipitada, sobre todo lo referido al traspaso de competencias.