Necrológicas
  • José Ramón Vera Silva
  • Adriana Teresa Quijada Agurto
  • Bernardino Segundo Cárdenas Chávez
EDITORIAL

Magallanes, ¿potencia alimentaria?

Por La Prensa Austral Jueves 13 de Abril del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
47
Visitas

Michelle Bachelet, durante su primer go-bierno, planteó el desafío de convertir a Chile en una potencia alimentaria, sobre la base de que el territorio nacional tiene condiciones para serlo y de que es creciente la demanda por alimentos en el mundo.
Barreras fitosanitarias naturales, fuerte custodia administrativa y la materia prima para tener productos agropecuarios, pesqueros y forestales de calidad son elementos positivos para propender a tal fin, a los que se une el esfuerzo y la seriedad de los productores nacionales.
Durante su segundo período presidencial, fue su intendente Jorge Flies el que hizo “la bajada regional” de tal propósito al sostener que Magallanes también podía convertirse en una potencia alimentaria, al visualizar la proyección del actual componente exportador y un factor que puede marcar la diferencia e inclinar la balanza del requerimiento alimentario de los mercados Premium hacia la oferta magallánica: la denominación de origen dada por su excéntrica y valorada ubicación geográfica.
Igualmente, este mega desafío tenía otro componente tanto o más deseable: avanzar hacia el autoabastecimiento hortofrutícola.
Aunque ambos objetivos pueden presentarse como una utopía, no deja de ser importante que se den pasos en procura de éstos, considerando la riqueza productiva natural del territorio magallánico y la potencialidad de la producción de alimentos procesados.
Si bien aún la región puede estar muy distante de tal onírico propósito, ya se está viendo el impacto de las políticas y programas en el sector silvoagropecuario, gracias a la introducción de nuevas tecnologías, uso de energías renovables y un apoyo sostenido a los pequeños agricultores.
Así como pocos pensaron que, gracias a una fuerte inversión y al correcto uso de la genética, dos mil ovejas magallánicas, de la raza Marín Magellan Meat Merino (4M),  serían exportadas en pie a países vecinos como Ecuador, hace sólo una década nadie habría imaginado que sería posible comer una sandía producida en Tierra del Fuego.